GALICIA

Pardo de Vera: "El AVE es una oportunidad sin precedente, es cohesión"

La apertura del tramo del AVE Zamora-Pedralba  permitirá por primera vez ir más rápido en tren que en coche a la capital, ya que se emplearán cinco horas frente a las más de seis actuales.  La presidenta de ADIF, Isabel Pardo de Vera, certifica en el Foro La Región que a finales de 2019 se acabarán las obras del AVE a Galicia

La presidenta de Adif, durante su intervención.
La presidenta de Adif, durante su intervención.
Pardo de Vera: "El AVE es una oportunidad sin precedente, es cohesión"

Viajar de Vigo a Madrid en tren será más rápido que hacerlo en coche por primera vez a partir de 2019, según el cronograma expuesto ayer por la presidenta de ADIF, Isabel Pardo de Vera, en el Foro La Región celebrado en Ourense. La presidenta ratificó que la infraestructura ferroviaria para el AVE a Galicia estará terminada a finales de 2019, fecha en que se terminarán los últimos tramos de la línea entre Pedralba y Ourense. Pero un año antes, a finales de 2018, quedará finalizado el tramo de dicha línea entre Zamora y Pedralba, en las inmediaciones de Puebla de Sanabria, que permitirá un importante acortamiento de los tiempos actuales de viaje en tren entre Galicia y la capital de España. En el caso de los viajeros de Vigo, que actualmente emplean un mínimo de seis horas y ocho minutos para ir en tren a Madrid, a partir de 2109 reducirán una hora el trayecto por lo que lo harán en cinco horas y seis minutos, una hora menos, lo que supondrá que el transporte ferroviario será más rápido que el viaje en coche por autovía y autopista. 
"Estamos todos focalizados al 200% en este trabajo, que requiere un enorme esfuerzo y una gran sincronización. Es un proyecto viable y ya no se puede cuestionar, no es posible que se vuelva a paralizar", destacó Pardo de Vera, que subrayó el largo camino para llegar hasta el escenario actual, en el que se han despejado los condicionantes que durante mucho tiempo amenazaron la viabilidad.
Habló también de los 460 kilómetros entre Madrid y Ourense que son más que un simple trazado ferroviario. "Es un reto técnico y económico de primera magnitud, con una complicadísima orografía sin parangón europeo. Debemos sentirnos muy orgullosos porque jugará un papel dinamizador en la región, facilitará el acceso al Noroeste peninsular", dijo Pardo de Vera, que recordó que se ya se han ejecutado 3.841 de los 4.395 millones necesarios.
En su explicación sobre el estado de las obras, la ingeniera lucense dividió en cuatro tramos la situación. En primer lugar, el Olmedo-Zamora, en servicio desde 2015 y que supuso que desde 2016 los tiempos de viaje entre Ourense y Madrid a 4 horas y 30 minuto; el Zamora-Pedralba de la Pradería, cuyas obras se concluirán en semanas para iniciar las pruebas y reducir en 52 minutos más los tiempos; el Pedralba-Taboadela, "el tramo más complejo" por estar "dominado por 126 kilómetros de túneles y 10,6 de viaductos", lo que ha elevado su presupuesto a 21 millones por kilómetro, "lo que contrasta con los 4,2 de la Meseta", añadió Pardo de Vera, que se paró también en "el punto más crítico" de la obra, los viaductos de As Teixeiras, "para el que tenemos todo planificado para poder hacer el montaje de la vía".
El objetivo final es, contando con que Renfe destine a la línea Madrid-Galicia los trenes Avril de rodadura desplazable y se implante el sistema ERTMS, situar Ourense a solo dos horas y 15 minutos de la capital de España. Asimismo, confirmó que la planificación de la línea permitirá disponer de 19 trenes al día, con una frecuencia de 50 minutos en ambos sentidos.

objetivos y compromiso
La presidenta de Adif se refirió también a los compromisos políticos fijados "por unos y otros" en el pasado, recordando la importancia de atender también a los criterios técnicos. "Claro que los compromisos han de cumplirse, pero pido una reflexión técnica. Dependiendo de la maduración de cada proyecto, no se puede pedir a un equipo de ingenieros que diga día, fecha y hora. Hay que hablar con transparencia, pero siempre puede haber retrasos imprevistos", dijo.
La llegada del AVE desde Taboadela a Ourense y el futuro de la variante exterior también estuvieron muy presentes en el Foro La Región, dejando claro Isabel Pardo de Vera que en los planes de Adif está la construcción de los 17 kilómetros restantes. "Se ha optado por aprovechar el trazado actual y modernizarlo con 104 millones, pero hay una variante que se hará, que espera por la adecuación de los proyectos a la normativa porque nosotros pensamos en términos ferroviarios y quedarnos con 14 kilómetros de vía única en la entrada de Ourense puede, en algún momento, condicionar la fiabilidad de la línea. Adif tiene que tener flexibilidad para que no haya incidencias", señaló la responsable del organismo, que confía en que los proyectos de la variante exterior estén listos en seis meses para proceder a la licitación de la primera fase, de 135 millones.

impacto
¿Qué supone el AVE? Esa pregunta se la hizo en alto Isabel Pardo de Vera, que invitó a todos los sectores a arrimar el hombro "porque estamos hablando de actuaciones que impactan en la actividad económica y calidad de vida". Aludió la presidenta de Adif al impacto que el AVE generó en otras ciudades, "con fuertes captaciones de viajeros que también se esperan en Ourense, donde los estudios que tenemos muestran que hay un alto grado de demanda". En este sentido, según los cálculos que maneja Adif, la estación del Empalme pasará de mover 322.000 viajeros en 2010 a superar los 1,2 milones en 2025.
En ese momento, los viajeros deberían beneficiarse de la nueva estación intermodal diseñada por el equipo Foster&Partners, "que mantiene la esencia del concurso de ideas de 2011, con una arquitectura eficiente y un diseño de vanguardia, mejorando la intermodalidad y la permeabilidad". Pardo de Vera valoró muy positivamente el trabajo de Sir Norman Foster, "especialmente implicado por vínculos personales, haciendo un sobresfuerzo por encima de lo contratado, cuidando el más mínimo detalle".
Para la presidenta de Adif, todas estas actuaciones pueden suponer también un aliciente para reactivar la economía ourensana y, también, hacer frente al reto más complicado, el demográfico. "Se crean focos de movilidad, claro que las grandes metrópolis se benefician, pero no hay duda de que las ciudades medianas y pequeñas también, adquiriendo una imagen más moderna. Será posible también avanzar en materia demográfica, hacia un crecimiento poblacional", manifestó Isabel Pardo de Vera, que invitó a los empresarios a "anticiparse para desarrollar sus planes de negocio", poniendo en valor también los efectos positivos en el turismo o en sectores como la construcción, "ámbitos en los que Ourense puede maximizar su área de influencia".
No se olvidó en su intervención la presidenta de Adif de reivindicar la necesidad de subirse al Corredor Atlántico de Mercancías y de garantizar la competitividad de la línea ferroviaria entre Ourense y Lugo. n