GALICIA

El Santander, forzado al diálogo sobre el desahucio de una viuda

La entidad bancaria convocó un encuentro hoy tras la movilización social a la que asistieron políticos 

Colas de personas solidarias con la causa de la viuda compostelana, ante la sede bancaria.
Colas de personas solidarias con la causa de la viuda compostelana, ante la sede bancaria.
El Santander, forzado al diálogo sobre el desahucio de una viuda

Nunca se ha dado por vencido durante los ocho años que lleva peleando con el Banco Pastor, el Banco Popular y ahora con el Banco Santander, pero hasta ayer Marcos Couceiro no tenía claro que su madre de 70 años, Isabel Espasandín, viuda de José Antonio Couceiro, editor discográfico de bandas míticas de Galicia como Los Suaves o Luar na Lubre con los sellos Edigal y después Clave Records, pudiese continuar residiendo en la casa familiar que el matrimonio levantó en el municipio de Teo a partir del día 28 de este mes, fecha en la que amenaza una orden judicial de desahucio. 

Ayer decenas de amigos, gente de la cultura y representantes de todas las fuerzas políticas hicieron cola en las oficinas del Banco Santander en la Plaza de Galicia de Santiago de Compostela para entregar una carta en la que reclamaban una solución alternativa. 
La movilización ha dado frutos, aunque sean temporales. "Goretti SanMartín, vicepresidenta de la Diputación de A Coruña, Rubén Cela, portavoz del BNG en el Concello de Santiago, y Rafael Sisto, alcalde de Teo, han conseguido que el Banco Santander se reúna hoy con ellos en la sede de A Coruña. Es gratificante que dos grupos políticos que pescan en el mismo caladero me hayan dicho que en esto van de la mano", subraya Marcos Couceiro. "Además, Blackstone, que tiene una sociedad con el Santander, ha dicho a los medios que su intención es buscar una solución amistosa" para no llegar al desahucio. "Esperanzas siempre hay, pero por si acaso hemos hecho las maletas". 
El caso es curioso. En el año 2010 la empresa de José Antonio Couceiro, avalada personalmente, se vio obligada a presentar concurso de acreedores y el banco inició el proceso de embargo. Sobre la casa también pesaba una hipoteca con unos 60.000 euros pendientes de pago. El Santander ha devuelto hace unos días por orden judicial 63.000 euros a la familia, ésta quieren pagarlos con los 20.000 que estarían pendiente pero hasta hora nadie en los ha escuchado. n