CONSELLO DE LA XUNTA

Los restaurantes deberán dar las sobras en envase no plástico

El Ejecutivo autonómico dio luz verde a la tramitación del anteproyecto de la ley gallega de residuos

Núñez Feijóo conversa con Rueda durante la reunión del Consello de la Xunta.
Núñez Feijóo conversa con Rueda durante la reunión del Consello de la Xunta.
Los restaurantes deberán dar las sobras en envase no plástico

 La Xunta prepara una ley que, entre otras cuestiones, obligará a los restaurantes gallegos a entregar las sobras a los clientes en envases que no contengan plástico y que, preferiblemente, deberán ser reutilizables. Esta es una de las principales medidas del anteproyecto de la Ley gallega de residuos y suelos contaminados, que inció ayer su tramitación con el visto bueno del Consello de la Xunta.

En rueda de prensa posterior a la reunión de su gobierno, el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, destacó que la nueva normativa -que la Xunta prevé llevar al Parlamento en el último trimestre del año- "incidirá en la prevención, reutilización y lucha contra el desperdicio alimentario y los plásticos".
Así, además de la medida que obligará a los restaurantes a entregar las sobras de los menús a los clientes, el anteproyecto contempla adelantar a 2020 la prohibición en Galicia de la comercialización de vajillas de plástico no reutilizables, reducir en un 30% los residuos alimentarios en el año 2025 e incrementar el uso de envases reutilizables. La nueva ley sustituirá a la actual normativa de residuos y suelos contaminados que, en palabras de la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, ha quedado "obsoleta" y es preciso adaptar al marco europeo.

economía circular
Se trata, según Vázquez, de ahondar en "un cambio de modelo que camina hacia la economía circular y el empleo verde" a través de la fijación de objetivos concretos, entre los que destaca la reducción de un 15% en los residuos producidos en 2025, un 5% menos que el objetivo marcado a nivel estatal. Además, el plan de la Xunta prevé incrementar progresivamente la cantidad de residuos domésticos y comerciales destinados a la preparación para la reutilización o reciclaje hasta alcanzar en el año 2020 el 50% del total.
Así, el objetivo de la nueva ley es que en el año 2025 se recicle el 65% de todos los envases y se alcance el 70% cinco años más tarde. "Se trata de reducir la eliminación de residuos para que el tercer punto de la cadena tenga el menor impacto posible, que es el depósito en vertedero, par aque en 2035, tal y como establece Europa, solo se envíe un 10% de la cantidad de residuos domésticos generados", señaló Feijóo. Este 10 por ciento de residuos es lo que se conoce como "depósito cero", ya que no es posible reducir más allá de ese porcentaje la cantidad de desperdicios que van a parar a los vertederos.
Así, la normativa prevé adelantar al año 2020 -la Unión Europea estableció el año 2021- la prohibición de la comercialización de vajillas de plástico de un solo uso. También prohíbe el empleo de bolsas de plástico no fragmentables para el próximo año, mientras que en 2021 solo estará permitido emplear bolsas de plástico que sean compostables.
La apuesta por el compostaje es otro de los ejes de la ley presentada este jueves por la Xunta, que contempla multas de hasta 1,7 millones de euros para infracciones que se comentan en suelos contaminados. En definitiva, la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, resaltó que se trata de "una ley imprescindible para Galicia y que será una piedra angular" en las "políticas medioambientales" de la Administración autonómica. n