El Papa bendice la Vespa de un gallego para un viaje solidario

José Antonio Fernández López  recibió los buenos deseos del Pontífice para continuar con la iniciativa solidaria de recaudar fondos para un hospital infantil en Senegal

El Papa bendice la Vespa de un gallego para un viaje solidario
El papa bendijo hoy en la Plaza de San Pedro la Vespa del ourensano José Antonio Fernández López, que viajará desde Pamplona a Dakar en una iniciativa solidaria para recaudar fondos para un hospital infantil en la capital senegalesa.

 

Según relató Fernández López, el pontífice le pidió que rece "por sus intenciones" durante el viaje y se fijó en una imagen pequeña de la Virgen de Montserrat, conocida popularmente como la Moreneta, que lleva pegada a la moto.

"Creo que es la primera vez que entra una Vespa en el Vaticano", dijo Fernández López, quien habló con el papa durante la habitual audiencia general de los miércoles del pontífice.

"Es un honor que te reciba el papa y te desee buena suerte, es muy importante para mí", manifestó sobre el encuentro este orensano afincado en la capital navarra.

El origen italiano de la moto que le acompaña, añadió, supuso un aliciente más para "intentar conseguir estar con el papa" y que la bendijese para los viajes.

Fernández López, que se da conocer como JAF Fernández y que es hermano menor de la editora Elena Ochoa, esposa del arquitecto británico Norman Foster, partirá el 20 de noviembre y recorrerá el trayecto Pamplona-Dakar-Pamplona en un viaje que, calculó, tardará en completar diez días "si todo va bien".

La expedición, denominada "Vespa Extreme-Wheels for life" (ruedas por la vida), tiene además como objetivo recaudar fondos para el Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra, que investiga enfermedades como el chagas o la malaria, y supone el segundo periplo solidario de Fernández López tras haber estado en enero en Cabo Norte, al norte de Noruega.

Siempre en solitario y a lomos de su Vespa, el aventurero bromeó: "Mis amigos me animan, pero ninguno me acompaña".

Ello, añadió, a pesar de que el proyecto es fruto de una reflexión entre varios "moteros" de dar un enfoque "solidario" a los viajes.

Fernández López defendió su elección por la Vespa como prototipo de motocicleta elegida para sus trayectos, pues es "una moto mundial y sencilla que genera sonrisas".

"Para hacer este tipo de viajes no necesitas más", opinó sobre la que denominó como "moto del pueblo".

"La gente se compra motos grandes para ir a buscar el pan y yo llevo una Vespa y me recorro el mundo", indicó.

Además, apuntó, "las Vespas no corren, pero llegan", y opinó que tener una "no es tener una moto, sino formar parte de una gran familia internacional".

En este sentido, relató que se encontró con "vespistas" (dueños de Vespas) en Roma que acudieron a verle hoy a la Plaza de San Pedro tras enterarse de su presencia a través de las redes sociales.

Según adelantó, su próximo destino será Mongolia en 2018 y le supondrá recorrer un total de 30.000 kilómetros.