GALICIA

La huelga judicial forzó ya la suspensión de 25.000 juicios

El paro de los funcionarios cumple los tres meses y se sitúa entre los más prolongados de la Comunidad

Dependencias judiciales ourensanas vacías durante una de las jornadas de huelga.
Dependencias judiciales ourensanas vacías durante una de las jornadas de huelga.
La huelga judicial forzó ya la suspensión de 25.000 juicios

 La huelga indefinida que los funcionarios del sector judicial gallego iniciaron el pasado 7 de febrero alcanza este lunes los tres meses, lo que la sitúa como un paro "histórico" en la comunidad en lo que respecta a su duración. Y lo hará a la espera de que una nueva negociación permita cerrar "de una vez por todas y cuanto antes" el conflicto.
Fuentes sindicales consultadas inciden en que esta huelga, la primera de los funcionarios de la justicia gallega, está entre "las más largas" que ha vivido Galicia. Pero remarcan, además, que afecta a "un servicio fundamental", por lo que su relevancia se incrementa. Así, según cálculos de los representantes de los trabajadores, cuando el paro alcance los tres meses habrá obligado a suspender casi 25.000 juicios, además de miles de trámites jurídicos, puesto que la afección en los registros civiles también ha sido significativa.
En tres meses, el conflicto que empezó un comité de huelga en el que los siete sindicatos del sector pelearon unidos por las mejoras laborales ha dado muchos giros, con el detonante de la ruptura de la unidad sindical el pasado 26 de abril, cuando centrales -USO, UGT, CSIF y CCOO- aceptaron un preacuerdo con la Xunta. Éste fue llevado a las asambleas de los trabajadores con el rechazo de CUT, CIG y STAJ, donde recibió el no de los funcionarios por tan sólo 90 votos de los 2.700 llamados a participar. Esa jornada de votación, en el que algunas fuerzas sindicales denunciaron "amenazas y coacciones" de los sindicatos críticos, sirvió para ahondar en sus diferencias.

cambio de bando de uso
Pero todavía quedaba una vuelta de tuerca, cuando poco después USO optó por unirse a los sindicatos que habían rechazado la oferta de la Xunta. Ahora mismo son estas cuatro organizaciones las que se mantienen activamente en el comité de huelga.
En estos días, además de avanzar concentraciones para este lunes coincidiendo con los tres meses de la huelga, USO, CUT, CIG y STAJ han trabajado en intentar articular un nuevo documento y han trasladado a la Xunta que están dispuestos a suspender la huelga mientras se negocia si se retoma el diálogo. Más que la subida, en su foco están ahora otras cuestiones como la cláusula de revisión y el plan de recuperación del trabajo acumulado durante el paro. Entre tanto, CCOO renunció a formar parte de este órgano y sus afiliados se han reincorporado a la actividad, mientras que UGT aboga por conducir la negociación en una mesa sectorial y CSIF, que insiste en la mediación, avisó que, si esta no se materializa, mantendrá las reuniones que considere oportunas para poner fin al conflicto.
Aunque rechazan declaraciones públicas al respecto, dirigentes de estas centrales sugieren en privado que el actual comité "no hace propuestas serias" y busca "como cambiar cuatro comas a la última oferta ofrecida por la Xunta para poder firmar". En todo caso, la sensación desde todos los sindicatos es que se está a la espera de que la Xunta dé un paso.