GALICIA

Enrique León: "Los topos en las policías son esporádicos"

El excomisario de la Udyco en Galicia afirma que "esto no es Colombia ni Venezuela ni México"

Agentes de la Udyco, en uno de los registros contra la red de Sito Miñanco.
Agentes de la Udyco, en uno de los registros contra la red de Sito Miñanco.
Enrique León: "Los topos en las policías son esporádicos"

n n n El excomisario de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) en Galicia Enrique León, que luchó contra la droga en la comarca de Arousa y, singularmente, en Vilagarcía, redujo el número de casos de "informadores" o "topos" dentro de las fuerzas de seguridad del Estado a situaciones "muy esporádicas". Así, aunque defendió que se detectan internamente, reconoció que los hay ya que, de hecho, las redes de delincuencia organizada trabajan con ese "modus operandi".
En una entrevista, el actualmente vicepresidente de la Fundación Galega contra o Narcotráfico incidió en que la existencia de informadores "no es una cosa exagerada". "Esto no es Colombia ni Venezuela ni México", enfatizó, para insistir, a renglón seguido, en que "estos casos pueden darse, pero son esporádicos".
La juez Carmen Lamela, que dirige la macrooperación "Mito" en la que fueron detenidas casi 40 personas por delitos de narcotráfico y blanqueo de capitales, entre ellas el narco gallego Sito Miñanco, apuntó que la red que investiga y que lideraría José Ramón Prado Bugallo contaría con topos dentro del ámbito policial.
Al ser preguntado por si tiene constancia de que las redes que introducen droga cuentan con colaboradores dentro de las fuerzas de seguridad, Enrique León ha señalado que "estos casos pueden darse, pero son esporádicos". De hecho, recordó que en la Audiencia de Pontevedra acaba de tener lugar un juicio a dos guardias civiles por dar información sobre dispositivos policiales a narcotraficantes. Así, atribuyó la "resonancia mediática" de estos casos a que, precisamente, "son muy esporádicos", aunque -admitió- "el peligro puede existir".
De todas formas, aseguró que "sí" hay suficientes controles dentro de las fuerzas de seguridad y que el departamento de asuntos internos actúa inmediatamente "cuando saltan las alarmas". "Y acaban llegando a ellos", afirmó, si bien lamentó que "el dinero es muy goloso" y atraiga a agentes del orden.
El que fue comisario en la lucha contra la droga -actualmente es vicepresidente de la Fundación galega contra o narcotráfico- también se refirió a la situación de las personas implicadas en delincuencia organizada y, particularmente, en el narcotráfico. "El propósito de enmienda para estos señores no existe", dijo con contundencia.

no hay arrepentimiento
Enrique León que "en el 99,9 por ciento de los casos" de personas implicadas en redes de delincuencia organizada "no hay arrepentimiento ni propósito de enmienda", aunque no quiso referirse a ninguna persona en concreto. "Pueden decir que están arrepentidos para conseguir beneficios para su condena, pero arrepentimiento en escasísimos casos. Es posible que sea muy crítico en este aspecto, pero es lo que he vivido en 40 años de vida profesional", aseveró.
El excomisario no dio nombres concretos pero, precisamente, Sito Miñanco estaba disfrutando de un régimen de semilibertad tras cumplir parte de su condena cuando fue detenido y todavía tiene un juicio pendiente en la Audiencia de Pontevedra por blanqueo de capitales. Oficialmente, Prado Bugallo trabajaba en un aparcamiento en Algeciras y, aunque tenía una especie de orden de alejamiento de Galicia, podía viajar esporádicamente en días de permiso. En ese sentido, Enrique León advirtió de que las personas que se han dedicado a la droga "siguen y seguirán y morirán así. Normalmente, no tienen escrúpulos", reseñó. n