ECONOMÍA

Román Escolano sustituirá a De Guindos como ministro

Rajoy opta por un perfil técnico al nombrar al que fue colaborador del ya vicepresidente del BCE

El hasta ahora vicepresidente del Banco de Inversiones, Román Escolano.
El hasta ahora vicepresidente del Banco de Inversiones, Román Escolano.
Román Escolano sustituirá a De Guindos como ministro

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comunicó ayer el nombramiento de Román Escolano como nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad, con lo que opta por el perfil técnico en lugar de por la proyección política del nuevo miembro de su gabinete.
El hasta ahora vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones fue un estrecho colaborador de su predecesor en el cargo, Luis de Guindos, desde su puesto al frente del Instituto de Crédito Oficial entre 2012 y 2014, sobre todo durante los meses en los que España se vio al borde del rescate. Probablemente fue en aquel momento cuando se ganó también la confianza de Rajoy, que le promovió en 2014 a la vicepresidencia del BEI y que habrá tenido en cuenta su experiencia en Europa y su dominio del inglés y el francés antes de darle la cartera de Economía.
Rajoy le ha reclamado de vuelta para un puesto en el Gobierno en el que tendrá que afrontar una ligera desaceleración de la economía, después de tres años de crecimiento por encima del 3%. Escolano se encuentra un país a punto de abandonar el procedimiento de déficit excesivo pero con un elevado nivel de deuda, en tanto que el ámbito financiero tendrá que retomar la privatización de Bankia y conseguir que el Estado recupere el máximo de las ayudas públicas .
El nuevo ministro, que protagoniza el primer cambio del presidente en el gabinete formado tras su segunda investidura, jurará o prometerá hoy a las 18,30 horas su cargo ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela y el viernes se incorporará a la reunión del Consejo de Ministros.

experiencia y trabajo
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que la experiencia de Escolano avala su futuro trabajo y ha manifestado que en el Ejecutivo están muy orgullosos de poder contar con él.
Una de las primeras reacciones del mundo político era ayer la de Ciudadanos, que lamentaba que la elección del nuevo ministro implique perder "otra pieza en Europa", si bien desde el Ejecutivo han confirmado que España va a mantener la vicepresidencia del BEI, una silla que comparte con Portugal.
El PSOE ha aprovechado para pedir al ministro que impulse la revalorización de las pensiones vinculándola al índice de precios de consumo (IPC), mientras Podemos ha exigido a Rajoy que deje de "nombrar ministros" y cese a los que están reprobados, en alusión a los de Justicia, Rafael Catalá; Hacienda, Cristobal Montoro; Interior, Juan Ignacio Zoido; y Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
Las patronales CEOE y Cepyme han dado la bienvenida a Escolano, de quien valoran su experiencia, sobre todo al frente del ICO, en tanto que la Asociación Española de Banca (AEB) ha expresado su "plena disposición" a trabajar con él. Por parte de los sindicatos, UGT ha reclamado que el nombramiento de Escolano sirva para poner "un punto y aparte" en la política económica del Gobierno tras la crisis y los ajustes de los últimos años. CCOO, por su parte, le ha pedido que haga políticas económicas "inclusivas" y "más expansivas" que las de De Guindos en materia presupuestaria.

El nuevo cuadro macroeconómico, el primer trabajo en el Ministerio 

El nuevo ministro de Economía  tendrá que afrontar las tareas que hereda de su predecesor Luis de Guindos, entre ellas, la revisión del cuadro macroeconómico que acompañará a los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno aprobará el 23 de marzo.
Según lo avanzado hasta ahora por Economía, dicho cuadro macroeconómico implicará una actualización al alza de la previsión de crecimiento para este año de al menos dos décimas, hasta el 2,5%, inferior al registrado en el año 2017 (3,1%).
Después de tres años con un avance económico por encima del 3%, el titular de Economía se encontrará con una ligera desaceleración del crecimiento en lo que resta de Legislatura.
Con el país a punto de abandonar el procedimiento de déficit excesivo, el reto en este ámbito se centrará en controlar el nivel de deuda pública, que cerró el año 2017 en el entorno del 98% del PIB, aunque por el momento los costes de financiación de esa deuda se mantienen en niveles históricamente bajos.
En el ámbito financiero, asumirá el reto de encontrar el mejor momento para retomar la privatización de Bankia, conseguir que el Estado deje de participar en el capital de la entidad y recuperar el máximo de las ayudas públicas inyectadas. Ése era uno de los objetivos de su antecesor en el cargo, que confiaba en que la venta de Bankia redujera la factura del rescate financiero para España Además, en junio expira el mandato del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, y Economía deberá proponer un sustituto.