ECONOMÍA

Ponle cara al turismo, el valor de las experiencias

La firma viguesa ofrece un nuevo concepto al visitante

Sandra Touza creó en 2009 Ponle cara al turismo, un nuevo concepto de empresa turística.
Sandra Touza creó en 2009 Ponle cara al turismo, un nuevo concepto de empresa turística.
Ponle cara al turismo, el valor de las experiencias

nnn Los turistas buscan cada vez más sensaciones, experiencias y sentirse protagonistas en lugar de ser meros espectadores. Con el objetivo de cubrir esas nuevas necesidades nació Ponle cara al turismo.
La viguesa Sandra Touza creó en 2009 esta empresa consciente de los cambios en el sector. Su empresa ofrece servicios turísticos y consultoría de turismo comunitario, creativo e industrial para acercar al turista a la población gallega a través de sus iniciativas culturales, creativas o empresariales.
"Contamos con redeiras, cofradías de pescadores, carpinteros, fábricas de conservas, cesteros, reposteras o panaderos que quieren mostrar lo que hacen a turistas que pueden ser españoles o extranjeros, es una forma distinta de hacer turismo a través de las fábricas, las empresas y las iniciativas", explica Touza, que añade que para las empresas "es una gran estrategia de márketing, porque fideliza al cliente que, cuando llega al supermercado, compra tu marca y no otra". En este sentido, la firma tiene en A Coruña un proyecto con la Diputación de una ruta por fábricas de conservas.
Otra de las líneas de Ponle cara al turismo es el turismo creativo. "Venir a Galicia y hacer una empanada de zamburiñas o una cesta de mimbre es una cosa que la gente cada vez demanda más. Es el turismo participativo, no llegar y ser un simple observador sino participar en la cultura local", precisa Sandra Touza.
Ponle cara al turismo es miembro de Creative Tourism Network, una plataforma innovadora en este campo, y también de la Asociación de Operadores de Turismo Industrial.
En Vigo su oferta pasa por por visitar el poblado Celta de O Castro, en O Baixo Miño una finca ecológica donde hacen mermelada o conocer el trabajo de un percebeiro o en Ourense la ruta sefardí.
Por otro lado, también hace proyectos para ayuntamientos que quieran dinamizar una determinada zona, por ejemplo en Santa Comba trabajan con la ruta alimentaria visitando explotaciones ganaderas, fábricas de leche o de yogures, de gaseosas o artesanos. "Santa Comba puede decir ahora que tiene una ruta turística", explica Sandra Touza.
La formación es otra de sus líneas de negocio, tanto para emprendedores como para universitarios. Precisamente el 10 de octubre, en la sede de Vigo de la Diputación de Pontevedra, tiene un curso sobre nuevas oportunidades turísticas como alternativas al desarrollo local con visitas a casos de éxito de empresas. En septiembre Touza dará un curso en un ayuntamiento de Girona sobre cómo sacar partido a las casas de turismo rural. n