Portada

Solo soy una madre

Cartas al director

Solo soy una madre

 No sé redactar muy bien, tampoco soy un ejemplo perfecto, ni estoy en posición de dar lecciones de ningún tipo. Pero tengo claro que necesito hacerme oír.
Hace ya dos años que empezamos una historia que tenía cierto parecido con los libros de "Elige tu propia aventura": componentes de humor, ironía, tristeza, incertidumbre, dolor, misterio, etc.
Mi hija se puso enferma y se le empezaron a hacer pruebas. Primero dices: "Vaya, algo le pasa. Bueno, los médicos averiguarán". Después ves que cada vez vienen más médicos, más pruebas, más hipótesis. Nada da una respuesta, sino más dudas
Empiezas con reclamaciones porque las citas que te dan para dos meses se vuelven 6 o 12 meses. La realidad se convierte en suspense. Cada prueba, peor que la anterior y con resultados de significado incierto.
Pasa al grupo de sin diagnóstico o enfermedad rara sin filiar. No sabes qué evolución puede tener. No sabes cómo le afectará. No sabes nada.
Te sientes sola rodeada de gente, la niña necesita terapias y la familia también. Más citas y más citas. Pides ayuda de dependencia, discapacidad, reclamas y reclamas.
Solo soy madre y quiero que mi hija tenga las mismas oportunidades que todos los demás. Pero soy madre trabajadora y hay que conciliar, "reduce horas", "jornada flexible", "estás distraída o afectada, una baja?" "Uf, me puedo arriesgar a que no me renueven?". Sigo trabajando, más lenta y con más dificultades, no soy tan productiva. Me comprenden, me dan tiempo.
Solo soy madre, llega el Covid19. Me convierto en profesora, terapeuta, psicóloga, psiquiatra, médica, pedagoga, etc. Sigo trabajando, teletrabajando, sigo preocupada. Mi hija tiene permiso para pasear pero... ¡Cuidado! No nos vayan a insultar por salir, que hay mucho sabio conocedor de la vida de todos.
Caigo, tropiezo, me agoto y quedo sin fuerzas, pido ayuda, me despiden, me quedo sin trabajo, me centro en mi hija, trato de ser optimista, ella me pregunta por qué lloro
Pero hoy me expongo, y lo hago para encontrar apoyo para mi familia y cualquiera en mi situación, dos años después, con este recorrido y seguimos sin diagnóstico. Seguimos esperando algunas pruebas y seguimos sin que nos vea nadie de discapacidad. Cada vez más solos y más desesperados.
Solo soy madre de una niña que aún no tiene ni 4 años. ¿Qué le espera el resto de su vida?