El único órgano para cine es vigués

De los tres órganos de Vigo, solo uno está operativo, el de la Concatedral (derecha). El del Fraga (izquierda arriba) y el de Santiago de Vigo (abajo).
photo_camera De los tres órganos de Vigo, solo uno está operativo, el de la Concatedral (izquierda). El del Fraga (derecha arriba) y el de Santiago de Vigo (abajo).
El festival “8 pés” recuerda que el instrumento del Teatro Fraga se custodia en un almacén de Afundación en Coruña

La recuperación para uso social del teatro Fraga, ahora cerrado bajo la propiedad de la Abanca, volvió a la mesa de actualidad en plena campaña electoral. Aprovechando el renovado interés por las instalaciones, desde el festival vigués “8 pés”, recuerdan el instrumento que fue desmontado para restaurar tras el incendio que 1988 afectó al inmueble. “La música es un patrimonio inmaterial y son los instrumentos los que la hacen posible, por eso es tan importante conservarlos, mucho más cuando tienen una historia detrás”, afirmó Manuel Martínez, director artístico de La Clásica, organizadora del evento dedicado a divulgar la música de órgano.

Insiste en la importancia del órgano del teatro Fraga, ya que “es el único que hay en España para acompañar las proyecciones de cine”. Encargado por Isaac Fraga en 1948, la consola es similar a las americanas con tiradores en forma de lengüeta en vez de placas y un sistema mecánico de funcionamiento.

Fue restaurado en 2011 por el taller Acitores de Palencia, el mismo que llevó a cabo los trabajos de recuperación del de la Concatedral.  Ahora permanece custodiado en un almacén de Afundación en Coruña, con sus tubos de más de diez metros desmontados. “Su importancia radica en su singularidad, es de lo más fastuoso, sigue la estética y la tipología americana de los años 30, era lo que buscaba el empresario para Vigo, lo más moderno y lo más vistoso”. 

En La Clásica no se conoce la última vez que se tocó, pero valoran positivamente su posible incorporación al festival. “Al estar en un auditorio las alternativas de conciertos son múltiples, desde repertorios para cine o actuaciones con orquesta”.

Este órgano es uno de los tres que había en Vigo a mediados del siglo XX y del que solo uno está operativo, el de la Concatedral. Obra del organista Alberdi, se inauguró en 1909 con 14 registros y 660 tubos. Fue reformado por José Antonio Azpiazu en 1980, pasando a tener 17 registros, 924 tubos y transmisión eléctrica. La última restauración, valorada en 140.000 euros,  en 2018, lo dotó de 26 registros y 1042 tubos.

El más antiguo, de 1908, es el de Santiago de Vigo, está en desuso y arrinconado en el coro. Del taller de Aquilino Amézua, maestro de Alberdi, fue una donación de Carlota García Barbón. Martínez destaca sus tubos, “ejemplo del sinfonismo español del XIX”.

Te puede interesar