El túnel de Beiramar, al máximo con un millón de coches al mes

Vehículos utilizando el túnel, construido como parte esencial del programa Abrir Vigo al Mar, hace ya 30 años.
photo_camera Vehículos utilizando el túnel, construido como parte esencial del programa Abrir Vigo al Mar, hace ya 30 años.
Bate récord tras el verano con una media de más de 37.000 vehículos al día. Se ha convertido en la alternativa decisiva al tráfico cortado en el centro y vía de acceso clave a la AP-9, Bouzas o Teis

El túnel de Beiramar se encuentra en el máximo de su capacidad de absorber el tráfico. Tras un descenso significativo en los meses de verano, la circulación volvió a incrementarse en la ciudad, dejándose notar especialmente en puntos como este túnel, el más transitado de Vigo según refleja el último informe trimestral de tráfico elaborado por el Concello. Durante el mes de septiembre el túnel volvió a situarse en cifras récord superando el millón de vehículos después de que en agosto no alcanzase los 700.000 y en julio se quedase por debajo de los 600.000.

El tramo que comienza en el entorno de O Berbés es el más concurrido, en el que se superó el millón de vehículos mensuales al sumar las cifras de tráfico en sus dos sentidos. Por otro lado, la continuación del paso subterráneo por la zona de Areal, pasada la salida hacia “la paellera”, registra una circulación mucho menor hasta reducirse a la mitad, con medio millón de coches al mes.

Estos datos reflejan que este túnel se ha convertido en la vía prácticamente única hacia la autopista, Bouzas o Teis e incluso Areal. La media se situaba hasta ahora en torno a 800.000 vehículos, con picos que superaban dicha cifra, pero en septiembre se superó con creces esta marca.

Cuando se diseñó se planteaba como un subterráneo más corto y con menor movilidad, aunque finalmente una intervención de última hora del ya fallecido concejal Agustín Arca permitió que tuviera dos carriles por dirección, estimándose que podría recibir hasta 15.000 coches por día y sentido, que así dejaban libre la superficie para su peatonalización, como en efecto se hizo con éxito. Más adelante se extendió hasta enlazar directamente con la autopista, lo que multiplicó su uso, hasta la actualidad.

En 2022 creció hasta registrar más de 36.000 coches al día, a un ritmo de aumento en torno al ocho por ciento anual. Durante el pasado mes de septiembre se alcanzaron los 37.207. Todavía hay margen de capacidad de absorber el tráfico, aunque el riesgo de saturación está cada vez más cerca a medida que se superen los 40.000 al día, que sería el límite de su viabilidad. Lo que parece cada vez más próximo. Esta situación hace necesario garantizar el funcionamiento del subterráneo para asegurar el tráfico en la ciudad, razón por la que las últimas obras de reforma se realizaron en horario nocturno, aunque un accidente u otra incidencia todavía puede traer consigo un gran impacto.

El resto de túneles de Vigo, en cambio, presentan cifras mucho más acordes con la realidad del tráfico urbano, sin grandes variaciones. El túnel de Gregorio Espino en dirección a Travesía de Vigo supera los 7.800 vehículos al día en dirección a Travesía de Vigo, mientras que en sentido a la vieja estación de autobuses supera los 6.200. El túnel de Plaza de América desde la avenida de Castelao hacia la Gran Vía alcanza los 7.684 coches diarios, mientras que el de Plaza de España en dirección a Urzaiz se sitúa en 7.588, en números consolidados de circulación rodada, mientras Beiramar, tras el cierre de la Porta do Sol-Paseo de Alfonso, se ha convertido en la gran autopista urbana.

El mismo nivel de tráfico que la ronda entre avenida de Madrid y Castrelos

El volumen de tráfico del túnel de Beiramar es similar al de la avenida Arquitecto Antonio Palacios, la segunda mayor vía por número de vehículos para entrar o salir de la ciudad, superando el millón de coches en ambos sentidos, aunque siendo más empleada como acceso, al recibir parte del tráfico procedente de la Avenida de Madrid.
Precisamente esta calle es la principal vía de entrada y salida de la ciudad. La avenida de Madrid, que sumó durante el mes de septiembre más de millón y medio de vehículos. 782.228 de ellos la utilizaron como vía de entrada a la ciudad, mientras que otros 740.551 la recorrieron como salida, según el último cómputo municipal. Se trata de casi 50.000 coches cada día.

En su informe, el Ayuntamiento distingue entre la vía central, de Gandarón a la zona de San Roque y la vía de servicio, de Gandarón a la antigua estación de autobuses. Este último tramo es el más concurrido, con 423.958 coches al mes frente a los 358.270 de la vía central en el acceso a la ciudad.

Ante este volumen de tráfico, el proyecto de humanización de la Avenida de Madrid plantea medidas para agilizar la circulación, aunque por el momento la obra sigue sin fecha. Además de eliminar las vallas metálicas, instalar nuevas aceras y zonas ajardinadas, el proyecto en el que trabaja el Ministerio de Transportes contempla la remodelación de las tres intersecciones de la avenida.

El proyecto también plantea mejoras a la circulación peatonal en la zona. En concreto, se prevé incrementar el número de pasos peatonales a lo largo de la avenida hasta llegar a una docena, haciéndolos coincidir con los principales flujos peatonales transversales.

Te puede interesar