“The Lancet” publica una técnica coronaria de Vigo que evita el stent

El jefe de Cardiología del Cunqueiro, Andrés Íñiguez, a la izquierda, con el investigador Alfonso Jiménez Díaz.
photo_camera El jefe de Cardiología del Cunqueiro, Andrés Íñiguez, a la izquierda, con el investigador Alfonso Jiménez Díaz.
Es un sistema que tiene como ventaja no dejar atrás material metálico, como ocurre cuando se emplean stents metálicos liberadores de fármacos para tratar estas dolencias coronarias

Los doctores Andrés Íñiguez Romo, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Álvaro Cunqueiro, y Víctor Alfonso Jiménez Díaz, director de la Unidad de Investigación Cardiovascular, son los autores de un artículo recientemente publicado en el número 402 de la prestigiosa revista médica “The Lancet”, en el que explican el empleo de una nueva técnica para el tratamiento de una dolencia coronaria mediante una intervención quirúrgica (angioplastia) que tiene como ventaja no dejar atrás material metálico, tal y como ocurre cuando se emplean stents metálicos liberadores de fármacos para el tratamiento de estas dolencias coronarias que, una vez cumplido su papel, quedan alojados en la arteria de manera permanente. 

El artículo publicado por estos investigadores del Grupo Investigación Cardiovascular, del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur, refiere la experiencia de una reciente intervención coronaria percutánea realizada en el Hospital Álvaro Cunqueiro a una paciente de 50 años de edad y motivada por un síndrome coronario agudo, empleando esta nueva técnica DCB: un balón coronario que libera el fármaco sirolimus cristalizado en 45 segundos, en lugar emplear stents metálicos liberadores de fármacos, como es habitual.

Para mostrar la efectividad del tratamiento, los investigadores realizaron una técnica de imagen denominada tomografía de coherencia óptica para visualizar el efecto del balón dentro de la arteria coronaria, pudiendo conformar la presencia de fármaco en la arteria, aspecto demostrado por primera vez con esta técnica.

Tal y como refieren los autores en este artículo: “Las imágenes OCT obtenidas después de la anxioplastia mostraron partículas hiperecoicas en el endotelio del segmento tratado con DCB en una variedad de patrones diferentes. En particular, las partículas causaron efectos de sombra como los generados por los puntales de los stents metálicos liberadores de fármacos”. 

Asimismo, los autores explican que, tras 28 días, se realizó una nueva angiografía coronaria obteniéndose un resultado favorable, mostrando que en algunas secciones de la arteria a mayoría de las sombras en formas de puntales y las partículas habían desaparecido, mientras que en las otras estaban en proceso de absorción, confirmando la persistencia y el efecto benéfico del fármaco en la arteria al cabo de un mes.

Con estas evidencias,  concluyen que: “los DCB tratan las placas aterioscleróticas con agentes antiproliferativos, de manera similar a los stents liberadores de fármacos, pero sin dejar estructura metálica permanente alguna. Además, esta técnica de tratamiento es aplicable a muchos pacientes con enfermedad de las arterias de corazón, permitiendo evitar o disminuir el número y tamaño de stents metálicos a emplear.

Te puede interesar