La resonancia móvil evitó millones de kilómetros a los pacientes

La unidad móvil de resonancia también ayuda a reducir la lista de espera en grandes hospitales.
photo_camera La unidad móvil de resonancia también ayuda a reducir la lista de espera en grandes hospitales.

Radiólogos de Galicia presentaron un estudio en el Congreso Mundial de Chicago sobre los falsos positivos de cáncer de próstata y una mejor interpretación de las imágenes

Las unidades móviles de resonancia magnética que recorren los hospitales comarcales gallegos son un caso único dentro del sistema público de salud en España y se mostraron como ejemplo de buenas prácticas en el Congreso de la Sociedad Norteamericana de Radiología, que se celebró en Chicago y en el que participaron 45.000 profesionales de todo el mundo. 

Es un servicio de la Unidad de Diagnóstico por Imagen del Sergas, que gestiona la empresa pública Galaria, con sede en el Hospital do Meixoeiro. La jefa de servicio de esta unidad, Mercedes Arias, explicó en Chicago que desde su puesta en marcha en el año 2006 lograron un ahorro de 2.200 toneladas de CO2 que dejaron de emitirse a la atmósfera al evitar los desplazamientos de los pacientes a los centros hospitalarios. Suman 14 millones de kilómetros los que dejaron de hacerse por las carreteras gallegas al acercar las resonancias a hospitales comarcales como los de Valdeorras, Monforte o Salnés, entre otros.  Hasta el momento, realizaron 200.000 pruebas.

Teniendo en cuenta que el sector sanitario equivaldría al quinto país del mundo más contaminante, con el 5% de la producción de gases de efecto invernadero, cada vez se valoran más las iniciativas que reducen esa huella de carbono.

Además de frenar el cambio climático, los pacientes ahorraron en combustible y evitaron perder horas de trabajo. Mercedes Arias añade que “acercamos la tecnología a los pacientes, con equipos de alto campo iguales o superiores a los de los hospitales, para evitar inequidades derivadas de la dispersión poblacional en Galicia”. 

Las unidades se desplazan con técnicos y enfermeras, que envían las imágenes en tiempo real a los radiólogos que están físicamente en el Meixoeiro, de tal forma que pueden interaccionar y pedir una imagen a mayores. Posteriormente, los radiólogos hacen los informes y el diagnóstico que se remite a la historia clínica del paciente.

Las tres resonancias móviles también prestan servicio a otros hospitales para ayudar a reducir la lista de espera y de hecho ayer había una unidad aparcada junto al Hospital do Meixoeiro para hacer estos trabajos. “Los equipos tienen más capacidad que la demanda de los comarcales y aprovechamos ese plus para echar una mano a los grandes hospitales”, afirma.

Este año el Sergas renovó las resonancias móviles, igual que hizo con las de los hospitales, de tal forma que se obtienen imágenes de mejor calidad en menos tiempo y se amplió el habitáculo en el que se mete el paciente, al pasar de 60 a 70 centímetros de diámetro, con lo que se gana en comodidad.

Cáncer de próstata

Otro de los trabajos que llevó la Unidad de Diagnóstico por Imagen a Chicago fue un estudio del radiólogo vigués Alfonso Iglesias sobre la utilidad de la resonancia magnética en la valoración de los pacientes con sospecha de cáncer de próstata

En los últimos años está aumentando el uso de la resonancia para estos fines por su exactitud diagnóstica y porque evita biopsias innecesarias. Además, en caso de que fuese necesario hacer una biopsia la resonancia permitiría dirigirla hacia la zona sospechosa en lugar de hacer un muestreo indiscriminado. 

Los radiólogos analizan numerosas resonancias de próstata y se han encontrado casos en los que salen falsos positivos con estas técnicas. Por ello, optaron por describir los hallazgos en estas imágenes para ayudar a otros profesionales en la interpretación de las imágenes. El radiólogo estudió las variantes anatómicas y cambios fisiológicos en la próstata que pueden dificultad la correcta interpretación de un estudio de resonancia magnética.

Te puede interesar