El precio del alquiler bate récord histórico en Vigo por la escasez de oferta

Una vivienda en el centro de Vigo dispuesta para su alquiler.
photo_camera Una vivienda en el centro de Vigo dispuesta para su alquiler.

El precio del metro cuadrado roza los 10 euros debido a la drástica reducción de la oferta, en sus mínimos

El alquiler alcanzó su precio máximo histórico en Vigo con el inicio del año debido al fuerte incremento registrado en enero, en que subió un 2,7 por ciento hasta quedar en 9,7 euros el metro cuadrado. El precio más elevado se había fijado hasta ahora en 2007 y en los últimos dos años se ha producido un acelerón debido a varias circunstancias. La más importante, la caída en picado de la oferta, que ha reducido al mínimo el número de pisos en el circuito de arrendamiento.  A día de hoy, bajan de 500 los pisos para rentar y de ellos la mayoría presentan problemas, bien por su ubicación muy alejada del centro o por su precio, que supera de lejos la media al tratarse de vivienda de nivel muy alto.

 

 

Además, en el sector de la promoción inmobiliaria y las agencias se mantiene que la nueva ley estatal ha agravado la situación al romper el equilibrio entre arrendatarios y propietarios, lo que ha llevado a muchos titulares a salir del circuito comercial y vender su inmueble o dedicarlo al alquiler turístico. Una auténtica tormenta que ha ido incrementando el número de demandantes de una vivienda de protección: en Vigo, según las últimas cifras, son ya casi 7.000 las personas a la espera. No va a ser fácil resolver este problema, ni siquiera con la entrada en vigor del nuevo Plan General. En el último año, la subida ha sido 5,2 por ciento.

La buena noticia para Vigo es que el precio por metro cuadrado pese a situarse en lo más alto de la serie es la mitad de ciudades como Madrid y Barcelona, entre otras, si bien hay diferencia en el nivel de ingresos.

En el sector inmobiliario no sorprende lo ocurrido y recuerda que ya avisaron que en 2023 “iba a topar, porque el problema es la oferta que está en mínimos", señala Benito Iglesias, de la asociación viguesa y también la federación gallega. En su opinión, la falta de oferta es un problema que se ha cronificado y señala a la ley estatal de vivienda cuya aprobación habría  agravado el problema. “Ha provocado inseguridad jurídica al romper la balanza entre arrendatarios y arrendadores, que debían ser a partes iguales y no es así, se desprotege al propietario, y eso ha provocado una fuga de viviendas a las turísticas”, señala.

En efecto, ya son 1.600 en Vigo y rumbo a la 2.000, en tanto que las habitaciones en alquiler crecieron en un 25 por ciento en 2023, y lo mismo ha pasado con el alquiler temporal, que ha subido un 20 por ciento.  Además, otras se han trasladado al circuito de compraventa.

“Se han prorrogado las medidas sobre vulnerabilidad y si deja de pagar el alquiler, el propietario tiene un grave problema y así los pisos se retiran del mercado de alquiler”, añadió Iglesias, que ha pedido a la Xunta que recurra la ley estatal de vivienda “para que haya seguridad jurídica a la propiedad”. En su opinión, este problema seguirá creciendo.

El PGOM prevé crear 15.000 viviendas de protección oficial, sin contar el desarrollo de Navia, con 1.600, pero será un proceso muy largo. “Hasta que sean una realidad van a pasar años, hace falta un plan de choque y hemos pedido que la Xunta reclame las viviendas y el suelo de la Sareb para crear un parque de pisos de protección oficial”, zanja Benito Iglesias.

En Galicia creció de media un dos por ciento en el mes y un 9,4 en el año

El precio del alquiler en Galicia subió un 9,4% en enero, en comparación con el mismo mes de 2023, hasta situarse en una media de 8,3 euros por metro cuadrado, según datos del portal inmobiliario idealista. El alquiler registró en la Comunidad un incremento del 2% en comparación con diciembre y de un 5,3% en el último trimestre. Pese a ello, se sitúa todavía lejos del máximo histórico, alcanzado en mayo de 2007, cuando llegó a los 9,6 euros por metro cuadrado.

Por provincias, en A Coruña el precio del alquiler subió un 8,4% en el último año, hasta 8 euros el metro cuadrado, con la ciudad de A Coruña con un coste de 9,5 euros, un 6,8% más.

En Lugo, el precio subió un 10,4% en los últimos 12 meses, hasta 6,4 euros, y un 10,9% en la capital, con 6,9 euros. En la provincia de Ourense, el coste es de 6,8 euros en enero, un 9,5% más, con la ciudad a 7,1 euros el metro, un 8,1% más. En el caso de la provincia de Pontevedra el coste medio es de 9,4 euros el metro, un 10,6% más que hace un año. 

A nivel nacional, el mes de enero ha cerrado con una subida mensual del precio del alquiler del 1,8%, hasta establecerse en 12,4 euros el metro cuadrado, lo que supone el precio más alto de la serie histórica en España. En el último trimestre, el precio ha subido un 4,5%, mientras que en el último año aumentó un 10,8%.

Hasta 37 capitales han experimentado subidas en el precio de la vivienda en alquiler en enero. El más pronunciado ha sido el de Huelva, donde las rentas han crecido un 4,6%, seguido de las subidas de Cáceres (4,4%), Segovia (4,3%), Lugo y Huesca (3,1% ambas). En el lado contrario, Soria es la capital en la que más bajan las rentas durante el último mes (-2,5%), seguida de Teruel (-2%), Albacete (-2%), Melilla (-1,9%) y Valladolid (-1,9%). Por un lado, sube en San Sebastián (2,1%), Palma (2%), Madrid (1,8%), Sevilla (1,6%), Barcelona (1,3%), Bilbao (1,1%), Málaga (0,9%) y Valencia (0,8%).

La plataforma analizó también el comportamiento del mercado del alquiler y ha podido constatar que todas las capitales españolas han registrado precios superiores a los alcanzados durante 2008, ya sea en este mes de enero o en el último semestre. Barcelona continúa siendo la capital con los alquileres más caros con un precio de 20,8 euros el metro cuadrado, seguida de Madrid (18,3 euros) y San Sebastián (17,2 euros).

Cada vez hay más viviendas vacías o desocupadas

En Galicia, la bolsa de viviendas del circuito de comercialización en arrendamiento fluctúa entre las 2.500 y 3.000. Todo ello, con más de 22.000 pisos registrados como turísticos, (ocho veces más que en el circuito de alquiler habitual). Y con una estimación de que en este 2024 , entre un 15% de las viviendas que finalicen contrato sus propietarios las derivarán del mercado de compraventa al alquiler vacacional o directamente las dejarán desocupadas. El INE cifra en 506.000 las desocupadas en Galicia, según la federación inmobiliaria “por la constatable inseguridad jurídica”.

Te puede interesar