Lavadores recuperará la danza de Damas e Galáns en Santa Cristina

Los trajes se estrenarán el día Santa Cristina. Desde O Fiadeiro solo mostraron los sombreros. Unas 25 personas trabajan en el proyecto, coordinados por Begoña Martínez, de la sección de vestuario; Sergio Martínez, de baile y Rafa Crespo, de música.
photo_camera Los trajes se estrenarán el día Santa Cristina. Desde O Fiadeiro solo mostraron los sombreros. Unas 25 personas trabajan en el proyecto, coordinados por Begoña Martínez, de la sección de vestuario; Sergio Martínez, de baile y Rafa Crespo, de música.
O Fiadeiro recreó la coreografía y los trajes de un baile perdido hace casi un siglo que volverá  a puntearse el día 24 en la iglesia parroquial

El recuerdo del “Meneo de Lavadores” que conservaba la madre de uno de los integrantes de la Irmandade de Festas de Santa Cristina provocó toda una labor de investigación, que llevó a la recuperación de la Danza de Damas y Galáns, desaparecida de la parroquia hace casi un siglo. La asociación cultural, en colaboración con O Fiadeiro, presentará mañana en Sargadelos la fotografía de la que consideran la última representación del baile en San Roque. La imagen pertenece al arquivo Saravia del Museo Etnográfico de Ribadavia. “Es nuestra piedra filosofal, donde pudimos ver en imágenes reales de lo que hasta ahora solo teníamos referencias escritas y un grabado”, afirmó Varo Caride, miembros de la Irmandade.

Con la implicación de O Fiadeiro pudieron recuperar los trajes y la coreografía que volverá ponerse en escena este año, durante la fiesta parroquial de Santa Cristina. Unas 25 personas de la agrupación folclórica de las secciones vestuario, investigación, baile y música colaboraron para poder sacar una danza, de la que ya no queda ningún testigo vivo. Se trata de una pieza del gremio de los marineros, similar a la de Vilaboa o de Hío. Los trajes son blancos, con la peculiaridad de atar los pañuelos a los hombros y en la cintura. Las mujeres llevaban sombreros de paja, decorados con cadenas, joyería y plumas altas de colores, mientras los hombres se cubrían con chapeos negros también con plumas altas, probablemente de avestruz.

Se estructura en tres filas, cuatro hombres, cuatro mujeres y cuatro hombres, que son guiados por un capitán, una figura que en esta ocasión no saldrá. La coreografía incluye puntos y curvas endémicas. “Nosotros no inventamos, si hay algo que no sabemos no se hace, tenemos que seguir documentando este personaje que parece carnavalesco”, afirma Miguel Ángel Pena, presidente de O Fiadeiro.

En la búsqueda de documentación, la Irmandade de Lavadores entró ecos de la danza en el repertorio del ballet de Rei de Viana con la fantasía “Pandeirada de Lavadores”, en un baile de Xancarandaina de 2003  o la recogida de la Sección Femenina en el disco “Brisas de La Coruña”, en la que se denomina “Donas e Galáns”, una pieza de “un pueblecito gallego de Santa Cristina de Lavadores”. La principal fuente fue el Cancionero de Castro Sampedro, con la descripción de los pasos, de los trajes y los integrantes del siglo XIX. “Resultó dificilísimo, nosotros hemos recuperado piezas con 200 años de antigüedad, pero que aún había gente en los 80 que los bailaban, aquí tuvimos que trasladarlo todo de lo escrito, cuando más buscábamos más versiones aparecían, porque la danza fue evolucionando”. Con todo, Pena confirma que se representará la versión más antigua.

El año que viene también se bailará en Lavadores la víspera de San Roque y el día 16, en el pazo, como era costumbre. Así como la carrera da Rosca, un reto entre bailarines caracterizado por saltos pronunciados.

Te puede interesar