Los diabéticos enseñan en los colegios de Vigo los peligros del azúcar

La técnica de Anedia, Estíbaliz Grande, en una de las actividades organizadas en colegios.
photo_camera La técnica de Anedia, Estíbaliz Grande, en una de las actividades organizadas en colegios.

Anedia ofrece esta mañana en el instituto Santa Irene una charla sobre hábitos de vida saludable e impartirá un taller sobre la presencia de distintos azúcares en los alimentos

El área sanitaria de Vigo cuenta con unos 140 menores diagnosticados de diabetes de tipo 1 y  con unos 1.400 adultos.  Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, la Asociación de Nenas, Nenos e Xente Nova con Diabetes de Galicia (Anedia) recuerda la importancia de la educación en hábitos de vida saludable para que estas personas aprendan a autogestionar su enfermedad y para que la población general no llegue a desarrollar un diabetes de tipo 2. La diferencia está en que las personas con diabetes de tipo 1 no producen insulina, mientras que las de tipo 2 pueden producir insulina, pero no en las cantidades suficientes que el organismo necesita para su correcto funcionamiento.

Anedia lleva años colaborando con los profesores de los centros educativos para explicar cómo funciona la diabetes y que puedan atender lo mejor posible a los alumnos que tienen esta dolencia. La técnica de la entidad, Estíbaliz Grande, acude hoy al instituto Santa Irene, en este caso para impartir una charla a niños de tercer curso de la ESO, en la que les explicará las claves de la alimentación, con ejemplos de merienda saludable (mejor un bocadillo que un procesado), los peligros de las bebidas energéticas que están muy de moda o la importancia del ejercicio.

La charla vendrá acompañada de un taller en el que los alumnos conocerán los peligros del azúcar, los distintos tipos que existen y cómo se encuentran en muchos alimentos que ni siquiera sospechan. El Santa Irene solicitó esta actividad porque cuenta con varios alumnos con diabetes y además de concienciar trata de que el resto de compañeros entiendan cómo funciona. Desde Anedia explican que si un niño cambia de humor o se marea puede deberse a una subida o bajada de azúcar.

Te puede interesar