Delegada de la Agencia Tributaria en Vigo: “Inspeccionar todos los contenedores pararía el puerto”

Olga Bobadilla, delegada de la Agencia Tributaria en Vigo, ante la fachada principal del edificio de la Aduana viguesa.
photo_camera Olga Bobadilla, delegada de la Agencia Tributaria en Vigo, ante la fachada principal del edificio de la Aduana viguesa.

La labor de vigilancia de la Aduana de Vigo incluye el acuerdo con Estados Unidos por el que todas las mercancías que se exportan pasan por un control de radioactividad

Entre las atribuciones más relevantes de la Aduana se encuentra la inspección de las mercancías que llegan de importación para controlar su entrada en el país. La revisión se realiza después de que actúen los inspectores de los distintos organismos sanitarios, y es aleatoria. Aunque lo idóneo será comprobar todos, la delegada de la Agencia Tributaria en Vigo reconoce que no es posible. “Resultaría imposible inspeccionar todos los contenedores, eso llevaría a la paralización absoluta del puerto y con ello a la entrada de mercancía, así que se hace la vigilancia y comprobación de forma sistemática, pero también aleatoria”, a través de un escáner montado en Guixar que examina el interior, explica Olga Bobadilla, que lleva ya 17 años al frente de la Agencia Tributaria viguesa.

Admite que más llamativo es la existencia del espectrómetro de control de radiación instalado por el Gobierno de Estados Unidos por el que tienen que pasar obligatoriamente todos los camiones con contenedores que van a embarcar hacia el otro lado del Atlántico. Fue instalado en 2012 por la Administración de EEUU tras seleccionarse a Vigo como uno de los cuatro puertos peninsulares y 20 en toda Europa autorizados a enviar mercancía hacia Norteamérica y para evitar un atentado nuclear terrorista. Desde hace tiempo se gestiona por la Agencia Tributaria, aunque se informa a Estados Unidos, que pagó  medio millón de euros por el portal. 

Así es el interior de la Aduana, con letreros de los años 60.
Así es el interior de la Aduana, con letreros de los años 60.

La Agencia Tributaria tiene una singular distribución de sus áreas. La de Vigo tiene jurisdicción sobre la ciudad, el Val Miñor (Gondomar, Nigrán y Baiona) y Mos y Porriño. El resto le corresponde a la delegación de Pontevedra. No obstante, Bobadilla advierte de que por las propias características de la AT, tanto se atienden en Vigo a vecinos de Cangas o Redondela, como inspectores de la Agencia de Vigo realizan actuaciones en otros ayuntamientos fuera de su demarcación.

Te puede interesar