La campaña de pesca en Malvinas preocupa al crecer la “Vigofobia” en Argentina

El conselleiro Alfonso Villares, con Javier Touza ante su barco, con matrícula de Falkland.
photo_camera El conselleiro Alfonso Villares, con Javier Touza ante su barco, con matrícula de Falkland.
Crece la “Vigofobia” en los medios argentinos por el acuerdo de la flota para faenar calamar en las aguas de las islas en disputa

Los armadores de las empresas mixtas con base en Vigo ya se preparan para la próxima campaña del calamar loligo en Malvinas, que empieza el 27 de febrero, aunque dos semanas antes se hará la experimental para ver cómo está el caladero tras el fiasco de agosto, cuando hubo que cerrar la pesquería al constatarse un descenso preocupante de producto. A partir del 7 de enero, comenzará la salida escalonada desde el muelle de Beiramar con la esperanza de que el caladero se haya recuperado. En todo caso, antes los barcos consumirán su cuota de merluza e ir probando equipos.

Todo ello se observa con severidad creciente desde Argentina, que reclama las islas como parte de su territorio nacional, un asunto clave para la población del país austral, cuya prensa ha redoblado sus críticas por el acuerdo de la flota viguesa con el Gobierno del territorio británico, que se prolongará por otros 25 años, con la expectativa de alcanzar hasta 100.000 toneladas anuales, como el pasado año, de récord. El presidente de los armadores vigueses, Javier Touza, huye de pisar ese charco, si bien reconoce que observan con mucha preocupación la hostilidad creciente. No obstante, Touza advierte de que los barcos gallegos "también pescamos en sus aguas, las de Argentina, así que no hay nada que decir”, zanja.

Pero lo cierto es que los medios argentinos son cada vez más beligerantes y no pasan por alto que empresas mixtas de Vigo y Malvinas faenen dos veces al año en el caladero de las islas (denominadas Falkland por los británicos) en régimen de monopolio. Para la prensa argentina se trata de “piratería” y así lo señalan reiteradamente, en especial tras la última campaña, que tuvo que finalizar antes de tiempo ante el descenso en picado de producto. La próxima será ya en febrero, aunque los barcos parten desde Vigo tras la fiesta de Reyes, para pasar dos o tres semanas antes en la zona.

Por ejemplo el digital “Escenario Mundial” señala que zarparon desde el puerto Vigo cinco buques de origen español hacia las islas del Atlántico Sur. Se trata de los barcos Beagle F.I., Venturer, Falcon, el SIL y el Capricorn, a los que se les suma la partida del Robin M Lee, que dejó el puerto la primera semana de enero, también con las Malvinas como destino objetivo. Desde el puerto de Marín, en Galicia, partieron tres barcos más: el Castelo, el Galmar y el Igueldo, y se espera que otros lo hagan en los días siguientes. En este sentido, todas las embarcaciones esperan llegar a las Islas Malvinas antes del 26 de febrero, cuando entran en vigencia los permisos de pesca otorgados por la autoridad británica sobre dicho territorio; permisos que para Argentina no tienen valor y fueron otorgados de forma ilegal, ya que tanto las islas como sus mares circundantes son de soberanía argentina y no británica.

Otro digital especializado, “Pescare “, se refería a la campaña fallida de verano: "La flota española también se retira de la pesca de calamar en la zona de las Islas Malvinas. El motivo es la falta de hallazgo del cefalópodo. “El descontrol continúa como en cada año. No fue un buen año ni para la flota extranjera que operó fuera de la milla 200, ni para las que tienen licencias del gobierno ilícito de Malvinas”, señala.

Mucho más duro es “Calidad TDF”, que titulaba hace unas semanas que “Los españoles que saquean Malvinas pagarán a los británicos 13.4 millones de euros en permisos de pesca”. Y añadía, en la misma línea que “los 16 buques gallegos que roban el calamar argentino en aguas adyacentes a Malvinas, le pagarán este año a los kelpers (residentes británicos en Malvinas), un total de 13,4 millones de euros en concepto de licencias de pesca. Más de 5.100 millones de pesos. La primera campaña de despojo, comienza el próximo 26 de febrero Los barcos gallegos que operaron ilegalmente con licencias británicas en Malvinas han culminado su temporada de pesca con un descomunal botín”, zanja.

Y todo en la misma línea, como apunta “Ecos de Neuquén”, que subraya que “la complicidad del gobierno argentino ante este monumental saqueo es evidente”. 

El muy influyente diario “Clarín” también dedica espacio a la cuestión y recientemente informaba de que un nuevo buque español de última generación ha sido botado en Vigo para la zafra del calamar loligo en los caladeros norte y sur de Islas Malvinas. “La flota gallega de calamar por día promedia unas 670 toneladas. La vinculación de Galicia con Malvinas es reconocida por las autoridades ilegítimas de las Islas (…), al destacar que las empresas gallegas son las que más han contribuido a la industria pesquera isleña”.

Te puede interesar