Un sentido homenaje a Sergio, bombero de Vigo que murió mientras trabajaba

Homenaje de todos los bomberos a Sergio ayer en Teis.
photo_camera Homenaje de todos los bomberos a Sergio este domingo en Teis.

La plantilla del cuerpo despidió al compañero fallecido este sábado en acto de servicio en Beiramar, con una concentración en Teis y otra en el tanatorio de Pereiró. También participó la Policía Local

Bomberos de toda Galicia hicieron sonar sus sirenas en homenaje a Sergio Sanlés, el compañero fallecido en acto de servicio este pasado sábado mientras inspeccionaba un edificio en Beiramar. El recuerdo se alargó durante toda la jornada, con la presencia, uniformados, en el tanatorio de Pereiró, en un acto organizado por el Colectivo de Bomberos de Vigo. 

Sergio Sanlés, de 48 años, de ellos los últimos 20 en el servicio antiincendios, estaba adscrito al parque de Coruxo, donde ejercía funciones de sargento, aunque no era su categoría. En parte, según destacaban este domingo en Colectivo de Bomberos, por la falta de efectivos que padecen desde hace años. 

 

 

Sergio perdió la vida al derrumbarse una pared mientras realizaba con otros compañeros la revisión del estado de un edificio en malas condiciones en el que se había alertado de que había un derrumbe en la cubierta, que finalmente se vino abajo. Era un trabajo habitual, prácticamente rutinario y sin aparentes complicaciones, como recordaron los mandos del cuerpo, pero se produjo la tragedia y el fallecimiento en el acto de Sergio Sanlés, que podría ser la primera víctima mortal en Bomberos de Vigo en el siglo largo de existencia. No hay constancia de otro hecho luctuoso, al menos no en el último siglo.

Sus compañeros, a los que se sumaron efectivos de la Policía Nacional y de la Policía Local -cuerpo del que la víctima había formado parte con anterioridad- hicieron sonar en su memoria las bocinas del parque así como de los camiones durante un minuto a partir de mediodía a la entrada del parque central de Teis.

También hubo aplausos -varios compañeros tocaron la gaita- y sobre todo mucha emoción con la presencia de familiares del bombero muerto. Para el Cuerpo de Bomberos de Vigo fue la jornada más triste de su historia de 125 años, según aseguraban los mandos, que todavía no se creían lo sucedido y el desenlace trágico. 

Ya por la tarde, hubo una concentración multitudinaria de bomberos de Vigo, a los que se sumaron de otros ayuntamientos así como agentes de la Policía. A las seis y media se trasladó a hombros el féretro hasta el cementerio de Pereiró por el medio de la avenida, una manifestación seguida con los agentes uniformados e incluso camiones del servicio que acompañaron a la comitiva.

El ayuntamiento de Vigo vivió la segunda jornada de luto oficial decretado tras el fallecimiento de este funcionario municipal con las banderas a media asta en la fachada principal del consistorio. Este lunes en el pleno de la Corporación municipal, la sesión ordinaria correspondiente al mes de mayo, está previsto guardar un minuto de silencio por los concejales en memoria de Sergio Sanlés.

Te puede interesar