La baja natalidad ya amenaza a la matrícula de la UVigo

La UVigo ya trabaja para contrarrestar los efectos de la caída de natalidad, que se notarán pronto.
photo_camera La UVigo ya trabaja para contrarrestar los efectos de la caída de natalidad, que se notarán pronto.
La demanda de estudios universitarios se estanca y disminuirá previsiblemente en los próximos años debido al continuo descenso de los nacimientos en Vigo y Galicia

La caída en picado de la natalidad en Galicia (y especialmente en Vigo) comienza a preocupar ya en la Universidad de Vigo. No a corto plazo, pero sí de cara a los próximos 15 o 20 años, cuando estén en edad de cursar estudios universitarios los niños que nacieron tras el 2008, último año en el que subió la natalidad en la ciudad. Esta situación ya está siendo estudiada por el actual equipo de gobierno de la institución viguesa, que decidió tomar cartas en el asunto antes de tener un problema serio, ya que según los últimos datos de matrícula, la UVigo ha logrado cubrir todas sus plazas este curso.

Aunque la natalidad ya llevaba años estancándose, hasta hace poco tiempo la demanda de estudios universitarios se veía influida por un aumento considerable del porcentaje de personas que acceden a la universidad. Así lo explica el catedrático de la UVigo y experto en demografía, Abel Losada, que explica que “este porcentaje también se ha estancado, en torno al 29%, a los mismos niveles que el resto de países de Europa occidental”. 

El lento descenso en la cifra de matriculaciones totales de la UVigo –a mediados de los años 90 rondaba los 30.000 estudiantes y ahora y ha bajado de los 20.000 en los últimos dos años– se explica con este estancamiento en el porcentaje de gente que accede a la universidad y el descenso de la natalidad, que como apunta Losada, fue del 33% (esto es, un tercio) en toda Galicia en los últimos 30 años. 

El problema reside en que la caída de los nacimientos, si no ocurre nada fuera de lo esperado, se acrecentará en próximos años agravando la situación de cara al futuro. “El sistema ya dio de sí lo que tenía que dar en cuanto a demografía”, sentencia el catedrático de la UVigo.

Así, desde la universidad se barajan ya varias opciones para combatir este futuro aprieto. Dos alternativas claras, como detalla Losada, son la integración de inmigrantes e hijos de inmigrantes en el sistema universitario y la apertura de la matrícula a países del extranjero. Sobre lo primero, el catedrático lo tiene muy claro: “En 2022 nacieron en Galicia 14.500 personas y el porcentaje de los que van a entrar en la universidad no cambiará al respecto cuando llegue 2040, por lo que habrá que buscar estudiantes en otros lugares, como en la inmigración”. 

En cuanto a lo segundo, de lo que ya habló el rector Manuel Reigosa en repetidas veces haciendo alusión a la estrategia de internacionalización de la UVigo, Abel Losada comenta que “podemos aprovechar para llegar a los países de América Latina y lusófonos gracias al castellano y al gallego”.

Te puede interesar