Atlántico

VIGO

Artes e Oficios reivindica a sus padres fundadores

La muestra sobre los primeros 130 años de la escuela recupera las figuras que la hicieron posible
Eduardo Chao, el ideólogo de Artes e Oficios.
Eduardo Chao, el ideólogo de Artes e Oficios.
Artes e Oficios reivindica a sus padres fundadores

El espacio Emao, en la Escola de Artes e Oficios, abre en septiembre con la muestra sobre los 130 años de la trayectoria de la institución prorrogada hasta el 4 de octubre.
En esta primera entrega expositiva, comisariada por José Luis Mateo y Rafael Ojea, se dedica toda una sección a sus auspiciadores, los padres fundadores, con imágenes y biografías de Eduardo Chao, José García Barbón y Fernando García Arenal. Se movían en un círculo intelectual lleno de nombres reconocibles en el callejero vigués y que apoyaron la iniciativa: “En 1886, un grupo de ilustres ciudadanos, concretamente Eduardo Chao, Eugenio Montero Ríos, Augusto Bárcena y Manuel Diego Santos, imbuidos del espíritu ilustrado da Institución Libre de Enseñanza (ILE) y convencidos de que el gran impulso social e industrial que Vigo experimentaba a finales del siglo XIX sería imposible sin una acción sistemática y organizada de formación cultural de sus clases trabajadoras, deciden crear e impulsar en Vigo la Escola de Artes e Oficios”, apunta el comisariado.
Si el objetivo de la exposición es dar a conocer el papel jugado por el centro formativo en el desarrollo de la ciudad, también es clave el acercamiento a quienes lo hicieron posible. Hay tres responsables directos: el inspirador, Eduardo Chao; el mecenas, García Barbón y el ejecutor, su primer director, García Arenal. Los tres eran de la “aristocracia” local.
Eduardo Chao (Ribadavia, 1822, Madrid, 1877) llegó a Vigo con cinco años, donde su padre se estableció como farmacéutico, profesión que continuó. Fue además político, escritor e historiador. La ciudad también le debe el primer observatorio meteorológico. Como curiosidad, construyó su residencia en A Guía, “La Ollosa”, finca que ahora acoge la sede del Obispado de Tui- Vigo. Fue el instigador ideológico de  Artes e Oficios, guiado por su ideología liberal.
José García Barbón (Verín, 1831, Vigo, 1909) puso los medios para que se fundase la escuela. Emigró a Cuba, donde hizo fortuna y conoció a otro benefactor vigués, Policarpo Sanz. Con 53 años regresó a Galicia y a finales del siglo XVIII encargó a Pacewicz el edificio de Artes e Oficios, que se inauguró en 1900. Se lo legó al Ayuntamiento con la condición que mantuviese su  labor formativa para las clases trabajadoras, de lo contrario pasaría a sus herederos. Poco antes de morir fundó el balneario de Cabreiroá. Vivía en el pazo Facenda Vista Alegre, situado en la actual avenida García Barbón.
Fernando García Arenal (Madrid, 1850, Madrid, 1925) fue su ejecutor, al ser su primer director. Ingeniero, llegó a Vigo en 1890 para encargarse de la construcción del Puerto. Muy relacionado con el ILE por influencia de su madre, Concepción Arenal que lo acompañó en el viaje, se implica activamente en la escuela de Artes e Oficios. Vivió en el pazo Núñez, en el barrio de Casablanca, donde murió su madre. Fue demolido en 1948n y solo se conserva la balaustrada de piedra en los jardines de Castrelos.

García Barbón, el mecenas

Fernando García Arenal, el ejecutor.

Montero Ríos

Augusto Bárcena

Manuel Diego Santos formaron parte del círculo intelectual que apoyó la escuela.