Los editores prometen ajustar el precio de los libros de texto

Un grupo de alumnos entran en clase en un colegio de Valencia.
photo_camera Un grupo de alumnos entran en clase en un colegio de Valencia.
El curso pasado el gasto medio por alumno fue de 91,85 euros, un 60% de los escolares recibe ayudas

Frente al caos del curso anterior a causa de la implementación de la reforma educativa (Ley Lomloe), todos los cursos disponen ya de los manuales escolares y, pese a la inflación y la subida de los costes, los editores prometen “ajustar” el precio de un producto que “no ha sido inflacionario en la última década”.

El presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele), José Moyano, asegura que “si hay una constante en la última década es que los libros de texto no han sido un producto inflacionario. De hecho, el incremento de precios en el curso pasado fue del 3,93% frente a un aumento del IPC general del 5,7% en el conjunto del año 2022”.

Además, si se tiene en cuenta que “la mayor parte de las compras de libros de texto se realizan en septiembre, en ese mes la inflación general fue del, 8,9 %. Esto refleja el esfuerzo que hicieron los editores, en un año complejo, por ajustar al máximo los precios pese a las subidas de los costes. A buen seguro las editoriales seguirán en la misma línea que en los años precedentes”.

Precio medio

Según el informe de Comercio Interior del Libro, cuyo avance se presentó hace unas semanas, el precio medio de los libros de texto en España se situó en 19,06 euros en 2022, recuerda el presidente de la patronal, que agrupa a las editoriales de contenidos educativos más importantes del país.

En este contexto, no cree que haya una diferencia significativa de precios respecto a otros países vecinos y explica que en España el hecho de tener que adaptar los contenidos a las diferentes normativas autonómicas y lenguas, “reduce la posibilidad de aprovechar las economías de escala, lo que influye en el precio final”.

Según Anele, el curso pasado el gasto medio por alumno fue de 91,85 euros, una cifra resultado de dividir la facturación total del sector editorial por ventas de libros de texto entre el número de alumnos matriculados, más de 8,3 millones de estudiantes en enseñanzas no universitarias. Moyano, basándose en la información que facilitan las comunidades autónomas, calcula que más de un 60% del alumnado recibe ayudas para la adquisición total o parcial de los manuales escolares.

Por otra parte, el año pasado por estas fechas, el conjunto de la comunidad educativa vivía una situación de incertidumbre como consecuencia de la falta de aprobación de los decretos curriculares de gran parte de las comunidades autónomas. En esta ocasión, “se ha podido contar con tiempo suficiente para poder desarrollar los proyectos editoriales para los cursos pares y, por tanto, los libros ya están disponibles para todos los cursos”.

Desgravaciones

Las ayudas y becas para la adquisición de los libros de texto, uno de los quebraderos de cabeza de las familias a pocas semanas de estrenarse nuevo curso, se pueden complementar con las deducciones fiscales, aunque es una opción solo disponible en Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha y Murcia.

A ellas se suman Madrid, Extremadura y Andalucía que contemplan desgravaciones, pero en este caso no por la compra de manuales escolares, sino por otros materiales de enseñanza y por cursar clases de informática, de idiomas o de refuerzo.

Solo cinco comunidades permiten la deducción en el IRPF de las cantidades destinadas a la compra de libros escolares, según la información recopilada por en el portal de la Agencia Tributaria.

Te puede interesar