Jesús Cancelo, director de Alborada: "El crack está causando estragos en Vigo"

Jesús Cancelo, en el set de AtlánticoTV.
photo_camera Jesús Cancelo, en el set de AtlánticoTV.
“No llegaron casos todavía de fentanilo del mercado negro”, apunta Jesús Cancelo, director de la asociación de lucha contra la droga Alborada

La asociación ciudadana de lucha contra la droga Alborada atendió a más de 15.000 personas, con sus respectivas familias y beneficiarios indirectos, a lo largo de sus 42 años de historia en la ciudad. A día de hoy tratan a 1.500 personas y una de sus aspiraciones para el futuro inmediato es contar con una nueva sede, con nuevos servicios y más personal. Las administraciones han respondido a este reto: el Concello de Vigo negociará con Adif para facilitar los terrenos, la Zona Franca y por tanto el Gobierno de España creará el nuevo centro y la Xunta se ocupará del mantenimiento y del personal.

 

¿Por qué necesitan otra sede?

Primero para dar un trato lo más digno posible a nuestros usuarios y a sus familias. Las instalaciones actuales están obsoletas y se quedan pequeñas. Y necesitamos un espacio nuevo si queremos dar un servicio integral que pueda reunir en un mismo espacio la prevención, la asistencia, la incorporación social, la reducción del daño e incluso programas de tipo residencial donde podamos acoger a personas que están en la calle.

¿Cuál es el perfil del adicto?

Hay que diferenciar si son antiguos casos a tratamiento, con un porcentaje importante de antiguos consumidores de heroína que se encuentran en programas de metadona y que hoy tienen 60 o 70 años. Por otro lado, están los nuevos casos de 22 o 23 años, consumidores de alcohol y de cannabis. Y luego el gran apartado de los consumidores de cocaína. El mercado está inundado de cocaína y de sus derivados, como el crack, que está causando estragos en la ciudad.

¿Crece el consumo de crack?

Sí, además esta forma de consumo es muy adictiva. Hay personas que no son capaces de salir. En Vigo hay narcopisos donde se consumen estas sustancias. Teniendo en cuenta que la cocaína es una droga huérfana, no tiene tratamiento sustitutivo ni antagonista, y que requiere mucho esfuerzo por parte de los profesionales, del paciente y de sus familias, el objetivo sería no comenzar el consumo, es una adicción difícil de superar.

¿Qué ocurre en los narcopisos?

Son lugares donde no hay control de nada, donde puede haber violencia física, violencia de género, maltrato y abuso de todo tipo. Consumen ahí para evitar ser detenidos en la vía pública y una posible sanción. Además, tarde o temprano aparecen problemas de convivencia en la comunidad de vecinos y en el barrio.

¿Cómo empiezan los jóvenes en la droga?

Es lo que se llama teoría de la escalada. Todo el mundo comienza con el tabaco y el alcohol. A continuación es el cannabis, puede haber alguna pastilla, luego puede ser cocaína y en último caso opiáceos y heroína. En este último estamos conteniendo la respiración para que no aumente. Hay decomisos de heroína, por tanto tiene que haber consumo aunque puede ser que sea de paso y no se quede en Galicia. La cocaína es el mayor problema que hay en este momento, es fundamental la prevención, saber decir no.

¿Es muy devastador para las familias?

Es demoledor, primero para el sujeto en todos los órdenes, físico, psicológico y social, y destruyen el medio familiar. Vimos cientos de familias que enferman a su vez de ansiedad, miedo, incertidumbre, que no duermen. Nosotros siempre decimos que las familias tienen que estar al lado del paciente, aunque hay un límite. Muchos han envejecido o fallecido, otros se cansan cuando la convivencia es imposible y hay órdenes de alejamiento. La idea es que Alborada siempre esté ahí para hacer lo máximo posible por los pacientes, somos incombustibles, procuramos que no cunda el desánimo aunque haya cosas que realmente nos duelen, tenemos que estar ahí para recuperar a estas personas y sacarlas de la exclusión social.

El consumo de fentanilo crece en España, aunque con receta médica. ¿Teme una expansión mayor? ¿Por qué es tan peligrosa?

Hay que tener un control extremo de las recetas, las autoridades sanitarias, los médicos y las unidades de dolor tienen que saber a quién se lo dan. Lo fundamental es que no llegue al mercado negro. En Estados Unidos ya es objeto de comercio de los cárteles mexicanos. Lo producen, no se sabe bien cómo ni las dosis, hay 160.000 muertos al año en Estados Unidos por el uso de fentanilo. En España no sabemos que haya llegado, ahí las fuerzas de seguridad, jueces y fiscales es fundamental que hagan su trabajo. Es demoledora por su potencia adictiva, es más fuerte que la heroína o la morfina. Lo que sí se ha detectado en España son restos de fentanilo en cocaína. Es cocaína adulterada para generar más adicción.

¿Hubo casos en Vigo?

Hemos tenido algún caso de personas a tratamiento por alguna dolencia grave que por alguna razón han tenido que aumentar la dosis incluso fuera del control médico. Hemos colaborado con la unidad del dolor para tratarlas. Pero no ha llegado todavía ningún caso del fentanilo del mercado negro.  

¿Qué mensaje daría?

No entrar, porque nos complicamos la vida. Una adicción es para toda la vida y algo que nos obliga a hacer cosas que no queremos no puede ser bueno. A los que tienen curiosidad, que no lo hagan porque no se sabe quien tienen todas las cartas de que si prueba se engancha.

Te puede interesar