La industria del metal gallego necesita 800 empleos para atender pedidos

Un soldador.
photo_camera Un soldador.
Asime impulsa la inserción laboral de 100 personas con su programa de empleo para paliar el déficit de profesionales

El sector del metal de Galicia necesita como mínimo 800 trabajadores para cubrir la carga de trabajo que tiene en la actualidad y 1.500 a medio plazo de forma permanente. “Estamos en una situación sin precedentes en nuestra industria, las empresas sobreviven con personal propio, pero en muchas ocasiones tienen dificultades para asumir nuevos proyectos”, indica Alejandra Martínez, coordinadora técnica del programa integral de empleo de Asime, que acaba de clausurar su cuarta edición, en la que el 70% de los participantes lograron un contrato laboral, y la Xunta le acaba de adjudicar una nueva convocatoria. 

 

 

Más de una veintena de empresas del sector instaladas en Galicia acogieron a alumnos en prácticas, siendo la comarca de Vigo una de más activas junto con la de Narón con formación a más de 400 personas en las cuatro ediciones del PIE, programa subvencionado por la Consellería de Emprego e Igualdade y el Ministerio de Trabajo y Economía Social. En esta última edición se impulsó la inserción laboral en el sector del metal de 100 personas -entre parados, trabajadores activos y jóvenes que se estrenan en el mercado laboral- a través de formación y orientación. Siete de cada diez de los participantes consiguieron un contrato de trabajo. “Es un ejemplo de cómo se debe trabajar entre administración pública y empresas y estas cifras demuestran la idoneidad de la inversión realizada por la Xunta”, señaló la delegada en Vigo, Ana Ortiz. 

Desde la comarca viguesa participaron en esta última edición empresas de Vigo, Mos y Nigrán, así como otras de As Pontes, Bergondo o Narón y en las cuatro convocatorias se ofreció formación y orientación laboral a más de 400 personas de Vigo, Cangas, Moaña, Redondela, Porriño y As Neves, así como otras localidades de la comarca ferrolana. “Ha permitido abrir oportunidades de trabajo en sectores en auge como el de la logística o la soldadura, donde la inserción laboral ha sido muy alta, superando el 70%”, señala Lorena González, técnica de orientación laboral del programa de empleo, que tendrá continuidad con uno nuevo desde esta misma semana.

Un 35% de las empresas del sector necesita contratar gente

La demanda de profesionales cualificados en la industria metalúrgica abarca a prácticamente todos los perfiles y un 35% de las empresas del sector tiene necesidad de contratar, según asegura la patronal Asime. Hay alta demanda de profesiones tradicionales como soldadura y tubería industrial o conducción de carretillas elevadoras, pero también de puestos específicos para áreas tecnológicas como programadores de maquinaria, de sistemas para automatización de procesos y gemelos digitales, ciberseguridad o ‘big data’. Delineación, logística o ingeniería también son puestos que necesitan cubrir las empresas.

Desde Asime inciden en la importancia de este tipo de programas para contribuir a cerrar la brecha existente entre la demanda de perfiles y cualificación de los trabajadores. “En muchos casos las empresas sobreviven con personal propio, que ya tiene conocimientos, pero en ocasiones dificulta el poder asumir nuevos proyectos y es algo que nos preocupa”.

“Me formé en soldadura porque hay empleo”

Antonio Martínez realizó el curso de formación de soldadura de Asime, que le permitió realizar prácticas en una empresa en Vigo y acceder después al mercado laboral. “Yo sabía soldar, pero quería tener una formación reglada y poder ponerlo en el currículum. Es una profesión en la que hay empleo", indica este redondelano. “Era la primera vez que participaba en este programa y me fue bastante bien porque accedí a varias ofertas de trabajo", cuenta Antonio, que ahora está empleado como mecánico en una compañía en Redondela y tiene experiencia como montador de ascensores, en chapa y pintura, pesca y en el sector de la construcción.

“La orientación laboral ayuda cuando uno está desmotivado”

Blanca participó en el programa impulsado por Asime recomendada por la oficina pública de empleo y gracias a esta iniciativa hoy está trabajando en la compañía Bibus Spain en Porto do Molle (Nigrán) como administrativa. “Primero hice la formación con Asime y me ofrecieron completarla haciendo prácticas durante dos semanas en esta empresa, algo que vi muy bien porque normalmente suelen ser periodos más largos, de dos o tres meses, y al ser de dos semanas me daba margen a continuar rápido si no me contrataban”.“Mi experiencia fue muy buena, sobre todo con la orientadora porque ayuda mucho tener a una persona que esté pendiente y te anime. A veces estamos un poco perdidos a la hora de buscar trabajo. Formarse y tener orientación laboral ayuda cuando uno está desmotivado, que es algo que pasa mucho en el camino de búsqueda de empleo”, explica la joven viguesa, que ya contaba con experiencia en departamentos de administración de empresas y también en hostelería.

Te puede interesar