Piragüismo | Preolímpico kayak cross

El tomiñés Manu Ochoa, a los Juegos Olímpicos

El palista de Tomiño, aprieta el puño como vencedor tras rebasar la meta del canal de la capital checa.
photo_camera El palista de Tomiño, aprieta el puño como vencedor tras rebasar la meta del canal de la capital checa.
Ganó el oro en la Copa del Mundo de kayak cross en Praga

En el día señalado y en la hora pactada. Como los grandes. Así conquistó Manu Ochoa el billete para los Juegos Olímpicos de París de dentro de un par de meses. Con un triunfo espectacular en la Copa del Mundo de Praga, que ejercía de preolímpico, el tomiñés alcanzó el cielo del deporte desde el fondo del canal. La modalidad de kayak cross, que se estrena en el programa en la capital gala, fue la puerta de entrada del palista miñoto, que superó en la final al alemán Tillmann Roeller y al francés Boris Neveu. El también galo Mathurin Madore quedó eliminado por saltarse una puerta.

Ese oro fue la coronación perfecta para el día perfecto. Con su presencia en la final, Ochoa ya garantizaba el billete olímpico. La explicación es que se repartían tres plazas, pero al haber dos franceses en la última bajada, el objetivo estaba sellado. Con una meta rebasada, Manu se fue a superar la siguiente. Y lo logró.

La jornada también empezó con victoria. En la fase preliminar, el tomiñés ganó su serie por delante de Miquel Travé, con plaza olímpica garantizada, para acceder directamente a la primera ronda sin pasar por la repesca. De esta forma, el deportista de O Baixo Miño ganó buenas sensaciones y confianza. 

Pero la jornada acababa de empezar. Quedaba un mundo por delante. Con los pies en el suelo y la máxima tranquilidad, el palista tomñés volvió a ganar. Esta vez dejó atrás a otro compañero de selección, David Llorente, que se metió como segundo. En cuartos de final, los papeles se intercambiaron y fue Ochoa el que pasó de segundo, en esta ocasión tras Llorente. En las semifinales, Manu volvió a ser segundo tras el galo Mathurin Madore. No importó. Ya estaba en la final. Y la plaza para París, a buen recaudo en el bolsillo. 

Este oro, el único de la selección española en la capital checa, es el más especial de la carrera de Ochoa, que si nada se tuerce y no hay decisiones sorprendentes, debutará en unos Juegos al mismo tiempo que debuta el kayak cross, modalidad espectacular y muy televisiva por disputarse los descensos en un formato de carreras de cuatro palistas.

La plaza no es nominal, pero la lógica dice que será para Ochoa

La plaza para los Juegos Olímpicos que conquistó Manu Ochoa no significa exactamente que sea para él ya que no es nominal. Es el país, en este caso España, el que logra ese billete y tendrá que ser la Federación de Piragüismo la que la conceda al palista que ella determine según sus criterios técnicos. No obstante, y salvo que exista algo anormal en el proceso, será el tomiñés el que compita, junto a Miquel Travé, en el kayak cross que hace su debut olímpico en la edición de París este mes de agosto.

Cada país puede participar en esta modalidad con dos deportistas por género. Una de las plazas está asignada al palista catalán, que ganó el selectivo interno.  Como Manu Ochoa ganó el Preolímpico ayer, la lógica impone que será el propio piragüista de O Baixo Miño el que la disfrute en la capital gala dentro de dos meses. La decisión federativa estará entre él y David Llorente, actual bronce mundial, que ayer sucumbió en las semifinales de Praga. 

El elegido se sumará al mentado Miquel Travé, que además tiene asignada la plaza del C1 y a Pau Echaniz, en K1. En el caso de que el tomiñés no hubiera lograzo la plaza adicional, sería Echaniz el que competiría en kayak cross.

Es el caso de las mujeres. Ninguna palista española logró ayer billete para los juegos en el Preolímpico. De este modo, a Maialen Chorraut, que tiene plaza en K1 y en kayak cross, se unirá Miren Lazkano como representante en el C1.

Te puede interesar