Piragüismo | Juegos Olímpicos

Una semana de espera para el palista Manuel Ochoa

El palista tomiñés aprieta el puño tras ganar la Copa del Mundo de Praga, que ejerció de Preolímpico.
photo_camera El palista tomiñés aprieta el puño tras ganar la Copa del Mundo de Praga, que ejerció de Preolímpico.
El tomiñés Manu Ochoa consiguió el pasado domingo una plaza para España en la disciplina olímpica de kayak cross. La federación dará a conocer la próxima semana el palista escogido

Después de la euforia, llega la incertidumbre. Manu Ochoa logró el pasado domingo la victoria en el Preolímpico de Praga en la nueva modalidad olímpica de kayak cross. Ese oro trajo aparejada un billete para los Juegos de París. El matiz es que esa plaza es para España. Es decir, que el tomiñés no tiene garantizado disfrutar de la recompensa a su trabajo. 

Con una de las dos plazas segura para Miquel Travé como ganador del selectivo interno, la Federación decidirá la semana que viene quién compite en el estreno de esta variante del slalom, que se disputa a modo de carrera entre cuatro barcos. Básicamente, debe elegir entre Ochoa, artífice de que exista esta situación, o David Llorente, bronce mundial de la especialidad, que quedó eliminado en las semifinales de Praga. La tercera posibilidad sería que Pau Echaniz, con plaza en el K1 tradicional, sea el elegido. 

“Tome a decisión que tome a Federación, será a adecuada”, remarca el palista tomiñés pocas horas después de su conquista. Manu entiende que el elección va a estar entre Llorente y él. “Tanto David coma min estamos moi fortes. Calquera decisión implicará ter moito poder nos Xogos, así que non haberá nada que rebatir sexa cal sexa”, explica con humildad y con  toda la intención de escapar con atelación de cualquier  posible polémica.

Antes del anuncio federativo, Ochoa tendrá una oportunidad más de demostrar sus capacidades. La ciudad polaca de Cracovia celebra este fin de semana otra Copa del Mundo. “É unha posibilidade de volver amosar rendemento”, comenta el palista miñoto, que reconoce que “sería un impulso” sacar otro buen resultado en el canal centroeuropeo.

En el paladar del tomiñés aun prevalece el dulce sabor del oro en Praga. “Foi unha competición moi longa, con moitas roldas. Tiramos para diante, sendo estratéxicos, e o conquerimos”, reflexiona sobre el maratoniano domingo. “Levabamos moito tempo preparando esta competición así que acadar a praza é unha sensación incrible porque había moita xente e de moito nivel”, proclama Ochoa, todavía emocionado por su éxito. “Non hai palabras para describir o que é  este ouro.  Gañar unha copa do mundo tamén me acredita para dar un paso cara os Xogos. Non quere dicir que estea diante nin detrás de ninguén pero é un paso”, concluye. Su espera terminará la próxima semana. El buen trabajo está hecho.

Te puede interesar