Benítez bate todos los récords negativos modernos del Celta

Rafa Benítez, en el banquillo de Balaídos. // J.V. Landín
photo_camera Rafa Benítez, en el banquillo de Balaídos justo antes al comienzo del partido ante el Cádiz.
El club lo mantiene pese a tener la menor puntuación tras 15 jornadas, hacer el peor arranque en casa y apuntar a descenso

No hay ningún argumento numérico propio que salve la labor, hasta la fecha, de Rafa Benítez en el Celta. Tras 15 jornadas, el equipo ocupa puestos de descenso son sólo 9 puntos y con únicamente una victoria. La actual racha de once jornadas sin ganar tiene el aval del descenso en la historia celeste y el madrileño ya es el técnico al que más partidos le ha costado ganar en Balaídos -lleva 8-. El único consuelo es que el mal que acecha al equipo vigués también lo hace con cinco equipos que lo rodean. Pero ya se sabe que mal de muchos…

El complicado momento no tuerce la apuesta del club. El puesto de Benítez no corre peligro a corto plazo. Por convencimiento futbolístico -en declibe-, por insistencia en un proyecto y por cuestión económica. Tres razones intercambiables en el puesto de podio según la cercanía al último disgusto en forma de partido.

La cuestión es que el calendario hasta final de año invita a pensar en que un cambio a estas alturas sería perjudicial. Porque pasado mañana, el equipo afronta la eliminatoria de Copa del Rey ante el Sestao y ya el lunes, tocará visitar al Rayo Vallecano con todas las alarmas ya encendidas. Además, al sábado siguiente pasa por Balaídos otro rival directo como el Granada y la esperanza en una victoria redentora todavía no está muerta del todo. Y cuatro días después, el equipo cierra el año en el campo del Villarreal. Será el día 20 de diciembre y entonces hay un parón hasta el 3 de enero en el que todo se puede revisar de nuevo, teniendo en cuenta además que se abre el mercado de enero.

Sea como sea, es obvio que la situación de Benítez es mala. En su ya larga carrera como entrenador, sólo en otra ocasión había estado 11 jornadas sin ganar y fue en su primer curso en la élite, en el banquillo del Valladolid y en la campaña 95/96. Por entonces, el tramo sin victorias se fue hasta las 16 jornadas y acabó suponiendo su primer despido. Ahora, de vuelta a la Liga tras casi dos décadas, revive sus peores momentos.

Mercado de enero

Tampoco el mercado parece que pueda ser revolucionario. Se espera la llegada del deseado mediocentro defensivo y, si es posible, alguna cesión más. Nada que palíe la alarmante falta de calidad que está mostrando la plantilla, quien no ha fallado en actitud.

Marián repite la decisión de Carlos

La temporada 2006/2007 fue la primera de Carlos Mouriño como presidente. Un Celta en competición europea se iba dejando la vida en Liga y pasó, entre las jornadas 11 y 22, un periodo de 11 partidos sin ganar con Fernando Vázquez en el banquillo. El regidor decidió no echar al de Castrofeito entonces, aunque acabaría saliendo siete jornadas después.

La temporada 2023/2024 está siendo la primera de Marián Mouriño como presidenta. Y, 17 años después, la casualidad ha querido que se repita una misma racha de once jornadas sin lograr una victoria, en este caso entre la cuarta y la décimo quinta. De nuevo, con un solo técnico en el banquillo, Rafa Benítez, y de nuevo con la determinación de mantenerlo en el puesto. Obviamente, se espera que la tercera parte de esta historia no se repita.

La actual es la tercera peor racha sin ganar en la historia celeste en Primera, igualada con la mentada 06/07 y con la 58/59, con Lluis Miró en la recta final liguera. La segunda más larga la protagonizaton los Celta de la 85/86 (jornadas 21-32), con García Traid cediendo el puesto a José Villar, y de la 89/90 (jornadas 20-31), con Delfín Álvarez haciendo lo propio a José María Maguregi. Pero la peor racha fue en la inefable campaña 43-44, la que salva a la actual de ser la peor. Fueron 13 partidos seguidos sin ganar (8-20), todos con Baltasar Albéniz. En todas, el equipo bajó.

Te puede interesar