REDONDELA

Un tricornio, un playmobil y un lápiz para ser guardia civil

Una agente del 062 explicó a los alumnos de Infantil del colegio Laredo el espíritu de servicio que significa vestir el uniforme en un trabajo que definió como ayudar a los demás

Mar Alonso con su hija en el momento en que explicaba los diferentes elementos del uniforme de guardia civil.
Mar Alonso con su hija en el momento en que explicaba los diferentes elementos del uniforme de guardia civil.
Un tricornio, un playmobil y un lápiz para ser guardia civil

nnn  Los alumnos de Infantil del colegio Laredo recibieron una visita muy especial. Era el día dedicado a que la mamá de una de las alumnas explicase en qué trabajaba. “Algo que parece muy fácil cuando te lo dicen pero que después se complica mucho cuando le tienes que decir qué significa ser guardia civil a niños de 3 años”, comenta Mar Alonso después de pasar por un trance que asegura le permitió “recuperar la esencia de lo que es este trabajo, que para mí es una vocación y que se basa en la ayuda a los demás y en valores como la entrega, el compañerismo y el sacrificio”.
Para poder introducir a sus jóvenes oyentes en el trabajo que llevan a cabo en la Guardia Civil “conté con el apoyo de mis compañeros en el COS -Centro Operativo de Servicios, donde se atienden las llamadas del 062- que se volcaron en hacer unas bolsitas con regalos para los peques y en buscar material de apoyo para explicar nuestra misión”.  Un material que incluía un muñeco motorizado de Play-mobil para representar a los agentes “que velan por la seguridad en las carreteras”. 
Y claro, hablar de la Guardia Civil de Tráfico es hacerlo de prevención, de ayuda a los accidentados y de cumplir las normas de seguridad vial. Todo un decálogo en el que el chaleco reflectante tuvo un papel protagonista a la hora de explicar la obligación y necesidad de ir con una prenda que “permita que nos vean con facilidad en la carretera y evitar así que nos atropellen o causas un accidente”, recuerda de su intervención que define como "difícil, por el público tan especial que tenía delante y muy emotiva al estar mi hija y explicar lo que significa mi trabajo".

Un regalo sorpresa
La bolsita de regalo guardaba en su interior “un carné identificativo como los que tenemos en la Guardia Civil y en el que pusimos el nombre de cada uno; un silbato y un boli, que en este caso sirvió para representar el arma de trabajo que más utilizamos para anotar todo. Para completar la explicación, todos los escolares recibieron  una lámina y lápices de colores para colorear las figuras de dos guardias, un hombre y una mujer.  Un ejercicio que “todos hicieron bien porque sabían que el uniforme era verde, ninguno se equivocó de color, aunque a alguno se le fue la mano y también pintó la cara de verde”, explica sin poder contener una sonrisa. 
Aunque el momento más divertido llegó cuando le tocó el turno de explicar qué era el tricornio y cuándo lo usan. “Hubo un niño que se refirió a él como el unicornio, y mi hija le dijo que no, que se dice tricornio y que los unicornios son los que tiene ella en su cuarto y son de peluche” comenta entre risas.
 Al final la experiencia sirvió no sólo para que los pequeños entendieran qué es y qué hace un guardia civil, también “me permitió recuperar la esencia de un trabajo que para mí es una vocación”, comenta Mar, a la que este paso por el colegio Laredo también le permitió recordar sus años de alumna del centro “cuando salíamos al patio a ver cómo pasaban los arroaces por la ría”. n