BAIXO MIÑO

El monasterio de Oia reabre al público

La empresa propietaria, la viguesa Residencial Monasterio, inicia una nueva etapa donde el histórico edificio podrá ser visitado de forma regular en recorridos guiados por su interior. El proyecto de hotel sigue difícil

El espectacular claustro del monasterio de Oia, con sus muros de piedra, la zona más interesante en la visita.
El espectacular claustro del monasterio de Oia, con sus muros de piedra, la zona más interesante en la visita.
El monasterio de Oia reabre al público

El monasterio de Oia se convertirá desde el Jueves Santo en un monumento que podrá ser conocido por dentro con visitas guiadas, una decisión tomada por la propietaria, la empresa viguesa Residencial Monasterio de Oia, tras realizar una reparación del conjunto e iniciar una nueva época. Para abrir boca, ayer hizo una presentación de la nueva imagen del monasterio y de los planes para su transformación en un hospedaje. No va a ser fácil: como reconoció Xoán Martínez, responsable de la propiedad, harían falta 19 millones para crear 72 habitaciones en 57.000 metros cuadrados. Y ahora sólo lograrían autorización para 38 con un gasto de 11 millones, "lo que resulta inviable". "En 2005 estaba en ruina y no había presión, como ahora", advirtió. Así, con trámites, trabas y esperas llevan 14 años desde la compra del edificio, que al menos ahora podrá ser recorrido por su interior: en verano de martes a domingo y el resto del año en fines de semana y festivos (www.mosteirodeoia.com para anotarse). El 20 de abril se organizará además una representación de la Batalla de 1624, cuando los monjes artilleros de Oia echaron a pique a un barco pirata, un hecho histórico.


El Monasterio de Oia nace en el siglo XII y se mantiene vivo hasta el XIX. Luego llegaría una larga decadencia, el paso de los Jesuitas, cárcel en la Guerra civil y vivienda particular. En 2004 lo compra la firma viguesa Vasco-Gallega al Banco Pastor, que lo mantenía en ruinas. Fraga advirtió entonces que o vendía o lo arreglaba. El monasterio abrió sus puertas a las visitas del público por vez primera en 2005, y se celebraron efemérides como el 75 Aniversario de su declaración como Bien de Interés Cultural, y más tarde la organización de etapas del Camino Portugués por la Costa a Santiago hasta lograr su oficialización.  


Otra actuación en marcha está relacionada con la restauración de los dibujos de los presos durante la Guerra Civil. Se consolidó la zona, y se fotografió. Asimismo, se realizaron entrevistas a vecinos de Oia que guardaban recuerdos de esa época, y se colaboró con diferentes especialistas y académicos que trabajaron esta etapa de la historia. Toda el trabajo acumulado saldrá con las personas y familias que tuvieron alguna relación con el campo de prisioneros en Oia.