Una cadena humana apoya a San Francisco