Suspense

Se veía venir que podía pasar en cualquier momento. Ha sido la primera vez, pero no será la última. El hemiciclo está partido por la mitad: el PP con sus aliados habituales más el PNV suman 175 escaños. Los mismos que el resto de la oposición. Si un diputado falta en una votación en la que tan solo se necesite la mayoría absoluta puede dar al traste con una propuesta. Y esto es lo que pasa con la convalidación por el Congreso del real decreto sobre la liberalización de la estiba. Tres diputados de la oposición se encontraban en Nueva York y no se sabía si podrían regresar a tiempo para la votación, por las tormentas. Cuando usted, amable lector, lea este suelto, el suspense se habrá resuelto. Pero durante unas horas algunos habrán estado con el alma en vilo.