Recurso al pataleo

Recurso al pataleo

La Constitución tiene institucionalizado el recurso al pataleo en la figura del Defensor del Pueblo. Inasequibles al desaliento, los ciudadanos mosqueados, cabreados o ninguneados por las Administraciones Públicas han recurrido al Defensor en 24.976 ocasiones, un 51,5 por ciento más que el año anterior. Son como la voz que clama en el desierto denunciando situaciones que los interpelados suelen ignorar, el Pepito Grillo que recuerda lo que está mal pero que la conciencia de los gobiernos escuchan como el que oye llover. Y sin embargo el Defensor no deja de ganarse el sueldo con 918 recomendaciones, 1.048 sugerencias, 370 recordatorios de deberes legales y 2 advertencias. Si además de avisos y amonestaciones el Defensor del Pueblo tuviera capacidad sancionadora, otro gallo cantaría y se preocuparían más de mejorar los servicios públicos que son los que se llevan la palma de las protestas.