Campaña

“Cuatro años más de procés y me muero directamente”. Quien habla de manera tan gráfica es Inés Arrimadas, la lideresa de Ciudadanos en Cataluña, a quien la encuesta del CIS le acaba de poner el caramelo de la presidencia de la Generalitat al alcance de la mano. Si la ley electoral fuera ‘presidencialista’ y el que ganara en votos fuera elegido presidente las posibilidades de Arrimadas serían mayores. Pero no sería poco triunfo superar o empatar con ERC a escaños. Pero por lo pronto se trata de evitar la matraca, el raca-raca, otra legislatura. Pero puede que todo acabe en una repetición de las elecciones por los vetos cruzados entre los distintos partidos. Unos quieren convertir el 21-D en la segunda vuelta del 1-O y otros hacerlo olvidar. Los líderes de dos partidos independentistas están presos o huidos y hasta ahora media sociedad catalana ha estado cautiva o silenciada. La campaña electoral va a ser a cara de perro.  Cuatro años más de 'procés' y morimos todos en el intento.