Hijo, podría ser tu madre

Hijo, podría ser tu madre

‘Si te encuentras con el Triunfo y la Derrota/ y a estos dos impostores tratas por igual’

Estos versos están escritos a la entrada de la pista principal de Wimbledon. El poema original (‘IF’, ‘SI’) de Rudyard Kipling es magnífico. Al parecer se lo envió a su hijo que estaba en el frente en la I Guerra Mundial. Fue traducido a todos los idiomas. Permitidme a mí esta parodia, a despecho de mi testosterona. 
Si cerca de un cajero, o de una lencería,/
 o aparcado sobre un paso de peatones,/
 sin chófer, las intermitencias encendidas,/
 un coche está montando un lío de cojones./
 Si, en ámbar, el semáforo parpadeante,/
 por pasar, alguien te menta la familia;/
 o por parar, te adelantan voceándote./
 Si sendos coches a la par en doble fila,/
 cada cual a cada lado de la vía,/
 a un desfiladero la dejan constreñida./ 
 Si, por el retrovisor, al aparcar/
 te entra el morro de otro coche por detrás;/
 si te pitan, te gritan, te complican
 la vida, y afearle su talante,/
 te argumentan: ‘¡yo lo he visto antes!/’
 Si en moto te acosa otro vehículo, o abre/
 la puerta sin mirar quien va al volante;/
 si aún por encima, si se lo recriminas,/
 te dice que eres tú quien debes apartarte./ 
 Si un coche sale de una rotonda en diagonal,/
 o si da marcha atrás en la autopista,/
 o se para de forma irracional,/
 o si, el suelo deslizante y otoñal/
 tras las primeras lluvias,/
 sin inmutarse,/
 encara las jodidas curvas/
 zigzagueante,/
 espeluznante. /
 Si tan campante/
 alguien aparca frente a tu garaje;/
 o si al chocarte te suelta esta parida:/
 ‘fue por tu culpa’, o, ‘ese rayón ya lo tenía’ /
 Si a todo esto, no pierdes la sonrisa.
 Si a pesar de ser más fuerte, demuestras más aguante./
 Si, juicioso, reposado, frío,/
 utilizando tu libre albedrío,/
 das media vuelta y decides retirarte:/
 ¡Serás un hombre hijo mío…!/ 
 Y lo que es más,/
 no te dé más:/
 piensa que podría ser de la familia:/
 tu madre, tus hermanas; quizá una amiga./
 Aunque se trate de una mujer desconocida…/
 P.D.: /
 Hay hombres aún peores./
 Intenta dialogar./
 Pero, una patada certera en los cojones,/
a veces no viene nada mal./