Mucho por reivindicar

Mucho por reivindicar

Más allá de la afluencia que pueda haber a las manifestaciones del 1 de mayo, lo cierto es que este es uno de esos años en los que hay mucho que revindicar.
Solo hay que echar un vistazo a nuestro alrededor para ver como la crisis ha dejado en la cuneta a miles y miles de personas. Como quienes han cumplido los cincuenta y se han quedado sin trabajo previsiblemente no volverán a trabajar jamás. Vemos a tantas y tantas empresas que aún sin tener perdidas aprovecharon la excusa de la crisis para adelgazar sus plantillas, es decir para echar a algunos de sus trabajadores a la calle.
Todavía continua en el "exilio económico" muchos de nuestros jóvenes. Sí, jóvenes que una vez finalizados sus estudios se encontraron que en España no tenían ningún porvenir.
Por no hablar del estado de nuestra sanidad donde los recortes han sido cuantiosos afectando al personal sanitario y a los medios para curar. ¿Y las becas? ¡Cuántos estudiantes se han quedado en el camino estos años! Por no recordar que la Ley de Dependencia es solo papel mojado.
Y si, se empieza a crear empleo, pero empleo barato, es decir mal pagado. Lo peor es que acceder a un empleo se ha convertido poco menos en que a uno le toque la lotería por lo que nadie se atreve a reclamar mejores condiciones laborales y un salario digno.
El empobrecimiento de las clases medias es una realidad incontestable. Así que por si fuera en medio de todo esto venimos asistiendo al espectáculo maldito de la corrupción. A contemplar como unos cuantos políticos sin escrúpulos se enriquecían mientras la inmensa mayoría de los ciudadanos luchaba para llegar a fin de mes o se sumía en la desesperación por perder el trabajo.
De manera que si, que este año el 1 de mayo no puede ser solo una fiesta sino un grito para revindicar el Estado del bienestar, en definitiva un modelo de país donde no haya excluidos. Pues eso.