¡Por fin!

Se la esperaba y no terminaba de llegar pero ¡por fin! Susana Díaz se ha lanzado jugándose el todo por el todo al anunciar su candidatura a la secretaria general del PSOE.
Viendo las "fotos" de la presentación de Susana Díaz se evidencia aún más la ruptura del PSOE. A la presidenta andaluza la avala el PSOE de siempre, quienes defienden un partido independiente con un proyecto propio y sin complejos respecto a lo que puede haber a su izquierda, al día de hoy Podemos.
Los que en su día hicieron grande al PSOE son quienes hoy arropan a Susana Díaz junto a otros muchos dirigentes locales y desde luego militantes.
Frente ella Pedro Sánchez empeñado en un proyecto político que no se sabe en qué consiste salvo porque se autoproclama el auténtico adalid de la izquierda al tiempo que tiende la mano a Podemos.
Sánchez quiere ser el candidato de las bases, de los indignados, que los hay, en las filas del PSOE, de quienes se rebelan contra el "padre".
Sin embargo el tercero en liza, Patxi López, es quién realmente lo tiene más difícil. El PSOE clásico no está con él y el de los "indignados" tampoco. López se ha situado en el medio, en tierra de nadie, con un discurso templado en el que apela a la unidad y la confraternidad en la familia socialista.
Yo diría que, de los tres, quién más se juega en el envite es Susana Díaz. Si pierde frente a Sánchez su futuro político quedaría colgando de un finísimo hilo.
Susana Díaz ahora es la presidenta de Andalucía, es decir una política poderosa con mando en plaza dentro y fuera de su partido, pero si pierde frente a Sánchez o López, su liderazgo será cuestionado y muchos de los que hoy la aclaman en Andalucía empezarían a moverla la silla.
De aquí a que se celebren las primarias Díaz tendrá que recorrerse España de punta a punta y aguantar las criticas de quienes señalan que eso será tanto como "abandonar" Andalucía. Lo que tiene guasa es que se lo digan desde el PP cuando los populares tienen una secretaria general que hace triplete, como ministra de Defensa, como líder de Castilla La Mancha y como "jefa" de Génova 13.
Los partidarios de Sánchez tampoco se lo van a poner fácil. Pero yo diría que el peor enemigo de Susana Díaz puede ser ella misma. Además de ganas y ponerle pasión a la política necesita un discurso potente, un discurso capaz de ilusionar a los antiguos votantes del PSOE(muchos de ellos ahora votan a Podemos) y por lo menos interesar a los jóvenes. Porque la realidad es que el voto joven hoy está en Podemos. No, no lo tiene fácil por eso es una muestra de valor que teniéndolo casi todo Susana Díaz se juega todo.