Turismo en el año récord

Turismo en el año récord

No ha habido sorpresas, tampoco se esperaban, y 2017 ha sido -ya lo es- oficialmente el mejor año del turismo en Vigo desde que hay estadísticas, que es como decir de siempre. También para Galicia y probablemente para España, lo que confirma que se trata de un fenómeno global menos ligado al acierto de quienes nos gobiernan y más a otras circunstancias, entre ellas no la menor la inseguridad del Norte de África y otros destinos clásicos como Turquía o Próximo Oriente, que literalmente se han venido abajo. Millones de personas han preferido no jugarse el cuello y apostar por vacaciones con tranquilidad. La existencia de una infraestructura turística bien engrasada ha permitido que todo haya venido rodando. 
Las cifras de Vigo resultan doblemente excepcionales: por comparación con los años anteriores, en que los hoteles tocaron fondo y llegaron cierres, y porque marcan una tendencia que de mantenerse supondrá para la Muy Leal petróleo. Todo ha sido de récord en este 2017, incluyendo los 12 meses, que marcaron uno tras otro sus mejores marcas en cuanto a visitantes y noches de hotel registradas. Lo mismo con Cíes, y ni siquiera el incidente de la sobreventa de billetes de las navieras ha afectado lo más mínimo y los siguientes días y semanas se mantuvo la ocupación, esta vez con controles. Sólo dos puntos negativos. Por un lado que el turismo marítimo camina en dirección contraria y la competencia asfixia, así que ojo. Por otro, que Vigo tiene la oportunidad con Porto Cabral de atraer 12 millones de visitantes al año y superar a Santiago. Y tampoco. Continuará...