Pirotecnia obsoleta

Pirotecnia obsoleta

Apenas unas horas después de que volara por los aires un almacén ilegal de pirotecnia en Tui, provocando al menos dos víctimas y una catástrofe que pudo ser incluso peor, en alguna parroquia del entorno de Vigo atronaban bombas de palenque, como si nada hubiera pasado. 
Las bombas de palenque están enraizadas en el colectivo festivo gallego pero va siendo hora de darles un retiro como antes se hizo con otras tradiciones que no por antiguas había que respetar, pongamos por caso la Corrida do Galo que se celebraba en Vilaboa que incluía colgarse del cuello de un ave. 
A punto de finalizar la segunda década del siglo XXI hay numerosas fórmulas para anunciar la celebración de una fiesta, comenzando por los medios digitales, muy eficaces, antes que tener que atronar al vecindario durante horas, a menudo en una pugna con otras parroquias vecinas a ver quien hace más ruido. Las pirotecnias forman parte del paisaje gallego pero también es hora de su modernización, como pasa con cualquier otro sector, comenzando por éste mismo, la prensa, en plena transición al digital. No puede ser que sigamos anclados en ese pasado en que nada era como hoy. 
Dentro de poco más de un mes será el turno para Coia, que en los últimos años ha gozado del honor de convertirse en el acontecimiento que provoca la mayor contaminación acústica de Galicia, y no es una opinión, sino el resultado objetivo de las mediciones realizadas. Podríamos empezar por eliminar el ritual de las bombas de palenque y con eso ya habríamos hecho algo bastante bueno. Continuará...