El parking que abrió Vigo al mar

El parking que abrió Vigo al mar

El parking robotizado de A Laxe se aprobó y puso en marcha como una compensación al Consorcio Zona Franca por su financiación decisiva de Abrir Vigo al Mar. Construirse como aparcamiento automático no fue tanto por novedad como por necesidad: había poco espacio disponible, así que se optó por una tecnología que permite apilar coches en un espacio más reducido. En principio, todo bien, pero los vehículos han cambiado y ahora son mayores, así que muchos de ellos ni siquiera caben. Pero quizá  lo que ha resultado definitivo es que Zona Franca se hizo competencia a sí misma al abrir  a unos metros otro estacionamiento, bajo el centro comercial A Laxe, con tarifas mucho  más económicas que ha terminado por liquidar el negocio robotizado. Consecuencia de todo lo anterior es que el parking acabará siendo convencional y con menos plazas, o incluso terminará gestionado por el Náutico, que lo ha reclamado, aunque para ello sería necesario contar con el respaldo de la Autoridad Portuaria.
Para Zona Franca, Abrir Vigo al Mar fue -o más bien, habría sido- un negocio ruinoso si no fuera otra su filosofía. Como compensación por los millones invertidos en el túnel entre Beiramar y Areal, reformar O Berbés y los jardines de la Avenidas obtuvo la posibilidad de construir y gestionar dos aparcamientos y el centro comercial A Laxe, que tampoco ha terminado de funcionar e igualmente se reconvertirá, en complejo de ocio. Abrir Vigo al Mar fue una inversión a fondo perdido, como una forma de que Zona Franca, que hasta ese momento se había limitado a engrosar su capital sin gastar ni euro, se hiciera notar en la ciudad, y así se planteó. También supuso el punto final a la realización de este tipo de actuaciones, vetadas desde el Gobierno, que desde entonces exige que haya retorno. En 2017, el Consorcio vigués logró un beneficio de 20 millones de euros, así que la institución ha recuperado músculo financiero para sus actuaciones propias, básicamente el desarrollo de suelo empresarial, que no es poco.