Teixugo y la Ribeira Sacra

Teixugo y la Ribeira Sacra

Teixugo’, una especie de topo perteneciente a la fauna gallega, es el apodo de un personaje en mi última novela - en inglés -  que es un ‘thriller’ basado en hechos reales y se desarrolla parte en Galicia y la otra en Cornualles, Inglaterra. Su verdadero nombre ficticio es José María Castro, un capo de la droga y tiene su escondite en la zona más emblemática de la Ribeira Sacra que todos conocemos como el Cañón del Sil. La introducción del capítulo 8 la dedico a la historia de los viñedos de esta, perdonen la redundancia sagrada zona de Galicia. 
Pues bien, esta semana, el presidente de la Xunta, junto con el presidente de la Diputación de Ourense, la delegada de la Xunta , directora Xeral de Patrimonio y el alcalde de Argos visitaron la zona en especial al monasterio de San Pedro de Rocas. Durante su visita anunció que antes de acabar el año estará listo toda la documentación para presentar la Ribeira Sacra como candidato al Patrimonio Mundial de la Unesco como se había hecho antes con la Muralla de Lugo, la Torre de Hércules, el Camiño do Norte, el Camiño Francés y el centro histórico de Santiago de Compostela. ¿Y las Islas Cíes que? ¿Una vez más la Xunta de Galicia se olvida de Vigo? Pero según la página de Wikipedia dice textualmente ‘en noviembre del año 2013 el Ayuntamiento de Vigo inició los trámites para que las Islas sean declaradas Patrimonio de la Humanidad’. 
Sin embargo, en la prensa local de fecha 27/10/2016 cita que el proceso se pondría en marcha durante el año 2017, dos años después - o sea 2015 - de que se ‘dio a conocer la voluntad municipal de que las Cíes (y solo las Cíes según el alcalde) sean declaradas patrimonio de la humanidad’ (texto del periódico). Por su parte, el mismo artículo confirma que ésta petición debe ser planteada a la Xunta, un proceso que podría alargarse años. Todos los que vivimos en esta ‘cidade fermosa’ hemos seguido esta saga de las Cíes desde su comienzo. Han corrido ríos de tinta sobre el tema. No cabe duda que la promoción a base de propaganda multimillonaria ha dado fruto y las islas son una verdadera joya de la corona tanto para el turismo de Vigo como para los que vivimos en la ciudad. Gracias a varios periódicos, especialmente británicos no han hecho más que halagarlas, especialmente la famosa playa de Rodas. 
Pero hay que ser un poco más realista e ir al grano de la cuestión que es la enorme competencia no solo en Galicia y España pero en el mundo entero para que unas bellas islas sean consideradas como candidatas. Uno no tiene más que ir directamente a cualquier página en Internet y ver que el sistema se divide en dos sectores, natural (islas y parques) y cultural (edificios y monumentos) además de confirmar que España, aunque sea un país con mayor número, tiene apenas 45 patrimonios declarados. Hay otro argumento que se ha planteado, incluso el que suscribe y es que la mejor manera de que estas bellezas sean consideradas como candidatas es incluirlas con las otras tres islas (Ons, Salvora y Cortegada) y presentarlas como conjunto, ya catalogado, como ‘Parque natural das Illas Atlánticas’. Por último sugiero que visiten el ‘escondido’ museo y presentación del ‘Parque’ en el edificio Cambón, detrás de la Colegiata con amplia información y detalle necesario para incluir en la documentación si es que algún día prevalece el sentido común, se presente, y Galicia pueda, una vez más presumir de otro Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.