Nuestra vida pende de un hilo, pero no tanto

Nuestra vida pende de un hilo, pero no tanto

El pasado domingo 23,  servidor leía en Atlántico este llamativo titular: “El peligro del Whatsapp al volante”. Decía el firmante, M. Oliva, desde la plataforma localad@atlantico.net. que el tema iba de controles de tráfico por parte del Destacamento de la Benémerita que tiene su sede en O Porriño. Según el anónimo informador,  “El uso del móvil es una de las distracciones mas frecuentes que nos encontramos  (…)  Muchas personas están conectadas a las redes sociales, que acaparan toda la atención del conductor que pierde por completo la visión de la vía (...)”. El mismo representante de la Guardia Civil  de Tráfico aconsejaba educación vial como primera providencia, aunque no la única. 
Ahora soy yo el que interviene, para poner en común con el lector, los riesgos de las malas prácticas en la conducción. Esos usuarios de lo que llamo güasap, aunque nos ganen en denominaciones los alineados con las nuevas tecnologías, algo caerá en nuestro campo, el castellano. Decía de la educación de los conductores como medida inicial, pero mientras se avanza por ese camino, los que guian vehículos, de bicicletas a grandes camiones,   pueden ser víctimas de  un accidente,  desde leve a mortal. Es evidente que nuestra vida puede pender de un hilo, que según es.thefreediction.ary.com, pender, en su cuarta acepción dice  “(...) Existir una amenaza o peligro (…)”. Muy semejante es el verbo intransitivo pender, que en este caso en la tercera  significación es “(…) existir un peligro sobre alguien (…)”. En el primer bloque de definiciones, dos sucesivas, bien distintas: “(..) Estar una cosa colgada o inclinada”o “Estar una persona subordinada a otra o a una cosa (…)”.
No hay momento malo para poner de relieve la riqueza del vocabulario castellano, ainda que non esquezamos o galego, fermosa lingua que cohabita con aquella.  Dicho cuando han pasado pocas fechas del Día del Libro, el 23 de este mes, puede ser mas oportuno. Desde hace ya bastantes años se fundamenta esa conmemoración anual por coincidir con la muerte de Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Según Muy Hisrtoria (www.muyhistoria.es/curiosidades) , las defunciones del manco y del de Otelo –menos celos, caballero- no ocurrieron al mismo tiempo. Hay un desfase entre los calendarios inglés y español, de resultas de lo cual, según el citado sitio digital, “(…) para los ingleses Shakespeare murió el 23 de abril, pero para los países católicos ocurrió el 3 de mayo”. Marine Le Pen, que está de vuelta de todo, que en lugar de heredar un cortijo le legaron un partido en el que la militancia se corta la mano izquierda al ser alta en la organización.…La “dulce” Marine, que tiene maneras de marine americano, está que trina porque prospere el nombre de William, que ella se manifiesta contra cualquier extranjero que camine sobre dos piernas y aun de cuatro si se tercia. 
Esa moza que quiere complicar las tradicionales malas relaciones de los hijos de la Pérfida Albión, término peyorativo para el Reino Unido,  que con Franco se empleaba mucho
Vamos con el cable coaxial, tan frecuente en empresas y domicilios cuyos ocupantes quieren vivir en plenitud en la era digital. Me resisto a decir con mis propias palabras de cuasi lego en materia informática, que no es lo mio, lo ve cualquiera.  Tomo de cursobasicodeadministracionderedes.wordpress.com, nombrecito mas largo que un día sin pan, no sé porqué no dirán sin jamón ibérico. Los mentados nos dicen que “un hijo en un sistema operativo es la característica que permite a una aplicación realizar varias tareas a  la vez que concurrentemente, los distintos hilos de ejecución (…)”, y no sigo que las citas, si pueden ser cortas, mejor.
Les cuento algo que me ha sucedido, no con la firma que empleo en este artículo y en el de historia de Vigo de los domingos, sino con mi nombre del DNI, Gerardo González Martín. Fue el pasado jueves, día 20, que tuve una averia de Internet, cosa mas frecuente de lo que me gustaría. Llamé al 1002 –aun hay algo gratis- a las 20,20 y así aguante hasta las 22,20. La voz metálica que nos amenaza por todas partes, y que no contesta a nada, repetía una y otra vez: “Un momento, estamos realizando comprobaciones en su línea",  literal, y sin avanzar con otro recado de su jefe que viene a decir, no es textual, que se ha avanzado un 25 % en las comprobaciones en nuestra línea, un 50 % y así hasta el final. Ya que la voz que nos martiriza no daba respuesta a un asunto supuestamente complejo como era las dos horas que me había pasado oyendo, que no escuchando, el sonsonete, y que además comunicaba de continuo, me pase al 1004, donde me recomendaron dirigirme por escrito a movistar.es, así lo hice también con el com…. Me respondieron que había un error por mi parte, al no reconocer la dirección www.movistar.com. Solo me faltaba esto en una jornada aciaga, en que he pasado 120 minutos pendiendo de un hilo. ¿Serán acaso los hilillos del Prestige? 
Cemit, Centros para a Modernización e Inclusión Tecnolóxica, anunciaba para ayer, día 26, cuando escribo, un acto sobre el uso de la tablet, dispositivos móviles, en el Centro de Guitiriz.