El mundo gira y no para, sin Mariló en la caja tonta

El mundo gira y no para, sin Mariló en la caja tonta

Llevamos un par de semanas sin noticias sobre Mariló, pero los rumores no la abandonan, especulaciones que vuelven sobre Telecinco. Quizá la cadena que le va mejor al estilo de la ex de Carlos Herrera. Este matrimonio estaba desequilibrado, porque el ni se sabe cuanto ganaba, en todo caso mucho mas que los 12.000 euros mensuales que recibía M.M. por su trabajo en “La mañana”. La presentadora estaba fría, y resulta que hace mas de medio siglo el señor McLuhan dijo que la televisión era caliente y el ser televidente y teleescuchante a la vez , nos hace pasivos. 
Por cierto, Macluhan tenía una galaxia, nombre como el de la operación terrorista abortada en su día en Madrid, algo de lo que creo he ofrecido ya alguna referencia reciente. La galaxia Gutenberg nos apadrina a los profesionales criados con pluma y máquina de escribir, antes de que el maluhanismo (sic, por mi vale)  situara lo la audivisual por encima del papel. Este sigue vivito y coleando, aunque tenga algunos problemas, que todos sabemos se dan también en no pocos negocios de Internet.
Volviendo a Mariló Montero. Una curiosidad, no he sabido de una sola organización feminista que saliera a defender a la presentadora. A alguien se le puede ocurrir dar como antecedente de la navarrica, a Carmen Sevilla, que era error tras error, cuando se enrollaba con el cupón. La folklórica lo remediaba con gracia y cuando no lo hacía, sus innumerables fans se lo perdonaban. Al margen el estilo desenfadado, las dos citadas tienen la fatalidad en común: La folklórica, con ese terrible alzheimer, para el que no se encuentra remedio. La navarra, que ha tenido que soportar a lo largo de su vida el dolor de las muertes de su padre y de un hermano en sendos accidentes de circulación.
Volvemos con ella, nuestra protagonista. Menudo Calvario el de Mariló, que a última hora ha hecho una autodenuncia, como si fuera un selfie, yo diría autorretrato. Iba sin casco en la moto. Ese utensilio protege la cabeza y, por extensión, el cerebro. No le conviene a la señora llevar la cabeza al aire, porque tendrá que seguir haciendo una televisión fría, y ya hemos visto que, según Macluhan, es el medio caliente por antonosamia. Por  cierto, el gurú de la comunicación social estuvo en Barcelona allá por la década de los 70, en pleno éxito de sus tesis sobre los mass media, que todo el mundo debería saber que son los medios de comunicación de masas.
Aquel negro con ángel que era Antonio Machín cantaba in illo tempore –o sea, hace la tira de tiempo-  aquello de  “ (…) yo no puedo comprender, / cómo se pueden querer,/  dos mujeres a la vez, y no estar loco (…)”. En el caso de Mariló, no hay amor pero me temo que sí prevención contra dos mujeres relacionadas con su por ahora último trabajo profesional. Silvia Jato, la lucense que trabajó hasta hace unos meses en la Televisión de Galicia, por cierto en un programa en el que participaba nuestro colega y compañero en estas páginas, Fernando Ramos. Silvia ganaba en la sustitución veraniega en “La mañana”, bastante mas que la sustituida. Ahora es María Casado la que ha tomado el timón del espacio citado. Profesional de amplio y variado recorrido, Wikipedia dice de ella: “En los sanfermines de 2007 fue una de las comentaristas de los encierros”. ¡Caramba, la tierra de Mariló!. No pudieron coincidir corriendo delante de un toro,  por razones profesionales. Por aquel tiempo,la ex de Herrera, dirigía un master para presentadores. “Hay gente pa tó” que dijo el torero El Gallo al saber la condición de pensador de Ortega.
La profe temporal, ha hecho afirmaciones sorpendentes en pantalla, como que no está demostrado que el alma no se transmita. El que quiera mas ejemplos, en Internet tiene un montón.
Ya que hemos hablado de la frialdad de la televisión, la calentamos resguardándola en la caja que llaman a este medio, añadiéndole lo de tonta. El diccionario digital Reverso da esta definición del sustantivo caja: Pieza de metal para guardar objetos de valor. O sea, la misma Mariló, con ese metal que la relaciona con el casco de la moto. ¿Objeto de valor? Mas que ella, considerando la relación calidad-precio, pocos.
Esta televisión que ha hecho de las tres mujeres de que hablamos, plasmas con alma -¿se trasmite, Mariló?-, es considerada por algunos no mas que un electrodoméstico. En sentido tan despectivo como lo de la caja tonta, aunque este último apelativo parece que circula mas. Hemos elegido el mismo medio para conocer la definición, el es.thefreedictionary.com, que nos da este resultado. Electro significa “Elemento prefijal que entra en la formación de palabras con el significado de eléctrico”. Cuando decimos doméstico, el citado consultor del idioma contesta: “Relativo a la casa (vivienda): labores domésticas”.
Mas claro, agua, si es que las cosas fueran siempre lo que llamamos. Sin ir mas lejos, Mariló Montero, ¿es tan tonta como nos quieren hacer creer algunos? Se me ocurre pensar que puede haber una causa de esos deslices. Esperamos que fiche por Telecinco, para verla en su salsa.