Días decisivos

De los diversos frentes abiertos en el tablero político nacional, hay dos en el que obligatoriamente tendrá que haber novedades en los próximos días. Me estoy refiriendo a la situación política de Cataluña, donde el 22 de mayo expira el plazo legal para elegir un nuevo Presidente de la Generalitat, y si no se consigue habrá nuevas elecciones autonómicas el 15 de julio. En segundo lugar está la delicada situación que atraviesa la todavía Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a costa de su polémico master: o dimite antes del 8 de mayo, o de lo contrario, ese día se verá sometida a una moción de censura en la Asamblea de Madrid que tiene muchas posibilidades de salir adelante y convertir al candidato del PSOE, Angel Gabilondo, en máximo responsable de la Comunidad hasta las elecciones autonómicas del próximo año. Con respecto a la situación de Cataluña, transcurridos ya tres meses desde la celebración de las elecciones autonómicas el pasado 21 de diciembre, las cosas siguen estancadas y bloqueadas. Con Puigdemont huido de la justicia en Alemania y pendiente de su posible extradición a España, su partido no da el brazo a torcer y sigue apostando por candidatos cuya situación judicial hace imposible su investidura. ERC no está en la misma sintonía que Juntos por Cataluña, pero al no querer aparecer como el que rompa esa aparente unidad del bloque independentista, deja hacer a Puigdemont a través de la actuación tan partidista como muy poco institucional del Presidente del Parlamento, Roger Torrent. Unas nuevas elecciones en Cataluña no aseguran para nada que la correlación de fuerzas sufra un cambio tal que por sí mismo suponga un desbloqueo de la actual situación. Más bien las encuestas indican que los resultados serían muy similares a los de hace tres meses, con la única incógnita importante de si ERC conseguiría ser la fuerza más votada dentro del bloque independentista, por delante del partido de Puigdemont, lo cual si podría modificar la estrategia seguida hasta ahora por el ex-presidente prófugo de la justicia. En cuanto a la Comunidad de Madrid, el PP y Cristina Cifuentes tendrán que tomar en los próximos días una decisión importante: si quieren mantener el gobierno de la Comunidad, su actual Presidenta tendrá que dimitir y el PP presentar otro candidato; en caso de no hacerlo, la moción de censura presentada por el PSOE y Podemos tiene todos los boletos para prosperar ya que Ciudadanos ha anunciado que la apoyará. Una batalla política, la de Madrid, para nada baladí, porque a un año de las elecciones autonómicas y municipales, tanto el Ayuntamiento de la capital como la Comunidad son dos espejos importantes a los que aspiran a mirarse con éxito unos y otros, pensando en la repercusión nacional que tendrá lo que en Madrid pase.