De la prima al techo

De la prima al techo

Es curioso observar cómo de un mes a esta parte se ha puesto de moda hablar del "techo de gasto". Recuerdo cuando la moda era la "prima de riesgo". Muy pocos sabían de la existencia de estos conceptos, pero no cabe duda de que la crisis económica y ahora la política los han puesto de moda. Casi, casi se habla de ellos en las barras de los bares. De la importancia de fijar un techo de gasto o de si lo puede elaborar un gobierno en funciones nos hemos hartado de hablar esta semana. El PSOE ha querido presionar al gobierno en funciones para que, en la idea de que lo puede hacer, vaya al Congreso y lo discuta para su aprobación. Parece, una vez consultados los expertos, y así lo dejó claro la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, un gobierno en funciones no puede aprobar esos límites de gasto y añadió que además su elaboración no tiene sentido ni va acompañado de unos Presupuestos Generales del Estado y otros documentos que sí deben ser aprobados por las Cámaras y además con mayoría absoluta. En fin, que no tendremos ni techo de gasto, ni Presupuestos, ni Programa de Estabilidad hasta que no haya gobierno y no hay que darle muchas vueltas más.
En este sentido, parece que las conversaciones a varias bandas entre PP y Ciudadanos avanzan. Está claro que las coincidencias en materia económica son muchas y además los populares están dispuestos a hablar de todo, hasta de las diputaciones, reforma de la administración y cualquier otro asunto en el que se pueda ceder y de argumentos a los de Rivera. Las fechas aprietan y la negativa de los socialistas también. Cierto que ahora toda la presión está sobre Pedro Sánchez, pero no es menos cierto que el PP necesita el "sí" de Ciudadanos y que esperar a las elecciones vascas y gallegas el 25 de septiembre se antoja demasiado tarde. En todo caso, el partido está muy abierto y en el campo del PSOE están jugando demasiados. En mi opinión, no los que se necesitan, que son un tercio de los miembros del Comité Federal para que éste se reúna y tome la iniciativa de cambiar su anterior decisión, la de no llevar a cabo ningún tipo de acercamiento al PP que posibilite un gobierno presidido por Mariano Rajoy ni por nadie del PP. No parece que de momento vayan por ahí los tiros. Así que casi 270 días después seguimos con un gobierno en funciones y con la espada de las terceras elecciones sobre nuestras cabezas.