No es tiempo de subir impuestos

No es tiempo de subir impuestos

En los últimos días hemos tenido la oportunidad de escuchar al presidente del gobierno y a su ministra de Economía sobre la marcha económica. Ambos han decidido transmitir a la sociedad que aquí no pasa nada, que la economía sigue creciendo de forma robusta. Ambos han manifestado claramente que se van a subir los impuestos y de forma importante. La ministra Calviño incluso ha ido más lejos al asegurar que precisamente el momento actual de la economía española es el idóneo para subir impuestos.
Han sido muchos los economistas y expertos que han puesto en solfa estas afirmaciones. Ni la economía está en su mejor momento ni los impuestos deben subirse. Está ya más que contrastado que la subida de impuestos y más en una situación de desaceleración es contraproducente. En este momento, cuando numerosos indicadores están o retrocediendo o directamente cayendo, es el peor momento para subir los impuestos y menos de forma desaforada. Si finalmente se produjeran estas alzas fiscales, las consecuencias serán un retroceso de la inversión, el consumo y el empleo. Es sorprendente que tanto la señora Calviño como el doctor Sánchez, economista, no hayan aprendido, con todo lo visto y padecido, que el hecho de subir los impuestos no sólo puede no aumentar la recaudación fiscal sino que puede reducirla. Cree de verdad el gobierno que los inversores, las empresas y los ciudadanos se van a quedar quieto mientras el gobierno socialista de nuevo niega la realidad y toma medidas contrarias a los intereses de todos.
En todo caso, el hecho de que finalmente se suban o no los impuestos o se aprueben o no otras letales medidas para la economía y el empleo, no es irrelevante. La incertidumbre durante estos 100 días de gobierno ya está afectando a la toma de decisiones o a la paralización de compras o inversiones. El mal se está sembrando en cualquier caso y si finalmente se aprueban algunas de las medidas anunciadas, ni la inercia que se le presume a la economía nos salvará de una nueva crisis.