Unos sindicatos desubicados

Unos sindicatos desubicados

Parece, por lo menos da esa sensación, que algunos quieren hacer de diciembre un mes vacacional en toda su extensión, y así, entre semana de festivos y fechas navideñas, pues nada, se convocan movilizaciones en el medio, y como España dicen que ya va bien, pues todos a descansar .
Ya no saben qué hacer para encontrar su sitio, y así, totalmente desubicados, se dedican ahora a convocar ilógicas movilizaciones los próximos días 15 y 18 como si ello les valiera para recuperar un protagonismo perdido que le ha llevado a un divorcio casi absoluto entre trabajadores y dichas centrales, en fin. El que se suba un 8% el salario interprofesional (medida con la que estoy de acuerdo y defendí desde esta columna), sin contar con ellos para nada, demuestra la escasa relevancia de una clase sindical a la deriva. Y todo apunta a que, en esta legislatura, el papel de los agentes sociales quedará reducido a la organización de alguna que otra manifestación y poco más .
Las centrales sindicales han perdido afiliados y una más que notable  capacidad de influencia ante el Gobierno y las formaciones políticas. Ahora, intentan recuperarla con movilizaciones en la calle,tremendo error, ya que ese no es el camino en la búsqueda del diálogo social. Como he dicho antes, creo justo y necesario un incremento del salario mínimo interprofesional en un 8% el próximo año, hasta los 707 euros. Pero rechazó totalmente las delirantes reclamaciones de los sindicatos de que se llegase a los 800 euros en 2017 y a 950 a final de la legislatura, simplemente porque tal medida penalizaría drásticamente la creación de nuevo empleo en una coyuntura económica aún débil y a la cual, un año con un gobierno en funciones, solo ha ayudado a lastrar un inicio de recuperación aún no constatable en las economías familiares, así que no nos pasemos de frenada, ni entremos en el juego de la demagogia social.
Lo que les debería preocupar realmente a los sindicatos, y a todos, es el brutal incremento  de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas en Galicia y que aumentaron un 45,4 por ciento en el tercer trimestre de 2016 en la comparativa interanual del mismo periodo de 2015, y según los datos publicados  por el Instituto Nacional de Estadística.Pues ahí es donde hay que estar, defendiendo la modificación de la ley hipotecaria para incluir la dacion en pago de deuda. De lo que se deberían preocupar también, igual que todos, es de tomar nota de la nueva actualización de los coeficientes de los valores catastrales en 2.452 municipios, aprobada por el actual ejecutivo, y entre ellos un buen número son de municipios en Galicia, que de esta forma  sufriran un nuevo incremento del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a partir de primeros de Enero.
Estos son los problemas reales, así que no creemos problemas ficticios, como los que quieren crear los que quieren reformar una Constitución únicamente para contentar a una parte de Cataluña. Y aquí quiero recordar que la Constitución de 1978 es la resultante del consenso y acuerdo entre todas las fuerzas democráticas y ratificada en referéndum. Lo que les debe preocupar, a mayores y a todos, es que ocho de cada diez futuros pensionistas, les sea insuficiente su pensión pública para conservar una calidad de vida digna el resto de su vida. En conclusión señores sindicalistas, dejen de enredar, que la sociedad no está para perder el tiempo en parafernalias. Así de claro.