6.500 jóvenes ourensanos menos

6.500 jóvenes ourensanos menos

En 2012 había 41.700 jóvenes en nuestra provincia y día de hoy quedan 35.200. Seis mil quinientos jóvenes menos que se nos han ido por la falta de oportunidades laborales que le permitiesen realizar sus vidas donde han nacido. Estamos hablando de nuestros hijos e hijas, de vuestros nietos los que ya sois abuelos, de ourensanos y ourensanas de menos de 29 años. Duro el dato, ¿verdad? Y ¿que estamos haciendo para ponerle solución?
En el bienio 2015-16, y según los datos del Instituto Galego de Estadística, hubo 23 Concellos en Galicia en los que se constituyeron cero empresas. La mayoría de los ayuntamientos donde no se constituyó ninguna empresa y para no perder la costumbre, pertenecen a la provincia de Ourense (14), seguida de Lugo (6) y los tres restantes en A Coruña. Cuando hablamos de que Ourense es la provincia gallega con la mayor tasa de paro (19,2%) según los datos de Empleo y que a mayores arrastra el mayor porcentaje migratorio de jóvenes de menos de 29 años. Y que una buena parte del suelo industrial urbanizado y sin urbanizar, gerenciado por Xestur, siga dedicado en exclusividad a la cría de "toxos y xestas", pues debe ser que me he perdido algo últimamente y no me he enterado aún de la reconversión de parte del suelo industrial público Ourensano. Debe ser eso. Pues como que se nos queda cara de, ¿que hemos hecho para merecer esto? Bueno, sinceramente esta última exclamación debería ser a la inversa, ¿que no han hecho para encontrarnos ahora en esta penosa situación?
Pues bien, llegados a este punto quiero hacer un primer recordatorio. Los precios medios del suelo industrial del norte de Portugal y concretamente en Valenca y Vila Nova de Cerveira oscilan en la actualidad en los 20 euros metro cuadrado. A mayores y en estos momentos se están ampliando 800 hectáreas más de suelo industrial al mismo precio, con lo que el goteo de nuevas deslocalizaciones empresariales del sur de Galicia está servido.
Suelo industrial, sí, por supuesto, pero no como se ha hecho hasta ahora. Ya bastantes errores se han cometido hasta la fecha. Basta ver la aberración cometida en el 'polígono' Val da Rabeda para comprobar cómo se han tirado millones de euros de nuestros impuestos sin que todavía nadie haya respondido ante la justicia por ello y que ya va siendo horas de que lo hagan, lo iremos viendo. Despropósito constatable por ser una zona atravesada por dos líneas de alta tensión, por la existencia de yacimientos arqueológicos y porque no hay un euro público para urbanizar dicho total.
Las alternativas que planteo pasan por apostar por la especialización de los parques empresariales, sin dejar de lado el modelo de polígono transversal, que también es necesario. Los parques sectoriales permiten aprovechar sinergias entre empresas de un mismo ámbito de producción, generándose ventajas en materia de logística.
Por último, la planificación del desarrollo de suelo industrial no ha respondido, generalmente, a la demanda de las empresas, ni en cantidad de metros cuadrados ni en la ubicación ni en la calidad de sus infraestructuras y servicios. Sino construimos con bases sólidas la planificación de un proyecto de futuro, sería seguir cometiendo error tras error y Ourense ya no puede permitirse un error más. Quiero finalizar haciendo un recordatorio del agujero negro de Bankia en las cuentas de todos los españoles  y de la próxima imagen de poder ver a la anterior cúpula del Banco de España sentados en el banquillo de un juzgado. Cuantas veces desde esta misma columna de opinión cuestione la regulación y supervisión de nuestro sistema financiero.  Una vez más, como siempre, la razón me acompañaba, mientras otros no se enteraban o no se atrevían a cuestionar nada, mirando hacia otro lado. El tiempo pone a cada uno en su sitio, que no les quepa la menor duda a algunos .