Un jurado impopular

Pues, dilecta leyente, acaba de dictarse una sentencia en un juicio con jurado popular que demuestra como los paisanos entienden lo de la “proporcionalidad”, uno de los requisitos de la legítima defensa, un concepto complejo y que se apoya fundamentalmente en la jurisprudencia, un ámbito por principio vedado a los...

Sus apacibles estrógenos

Pues, dilecta leyente, parece que como reza el estribillo de una canción hortera, de esas que suelen ser llamadas la canción del verano, “las chicas son guerreras…”. Lo malo es que a veces la realidad supera a la fantasía, por muy cañera que esta sea, y las chicas comienzan a ser tan “guerreras” como los chicos. No...

La causa de la causa

Pues sí, dilecta leyente, comprendo su interés por descubrir el origen y las consecuencias de ciertos hechos. De forma que intentaré satisfacer su curiosidad, al tiempo que yo me haré ciertas preguntas a la espera que las conteste el moro Muza, “que a la una sale de su tumba y en calzoncillos baila la rumba” En...

Recuerdos de infancia

Pues, dilecta leyente, en estos tiempos de la Pasión, y con un tiempo adverso, uno se vuelve un tanto agonías y rememora una parte de su infancia, ya bastante lejana, como una especie de reflexión prostática a la par que iconoclasta, en la que con candidez asistíamos a las procesiones como devotos iconodúlicos...

¿Quién sabe dónde?

Pues, dilecta leyente, ha vuelto el programa que presentaba Lobatón, y ahora dirige, sobre búsqueda de personas desaparecidas. Sobre este tema, cada país tiene su propio estercolero,  muladar o vertedero, con sus propios excrementos, deyecciones, heces,  detritos, boñigas y sus propias diarreas, colitis,...

Los fines de la pena II

Pues dilecta leyente, en una comida entre colegas que compartimos una romántica actividad, sin ánimo de lucro, invitados por los mandamases de la cosa, como gesto de “liberté y fraternité”, que bien podían ser los principios del evento, fuimos convocados a dar cuenta de un rollizo guarro (que no tenía culpa de...

El derecho al vacile

Pues, dilecta leyente, se habla mucho de que, entre los derechos del detenido, está el de mentir. Lo cual, no deja de constituir una interpretación extensa de las garantías del justiciable. Ni la Constitución ni la Ley de Enjuiciamiento Criminal mencionan tal derecho, para eso tiene el de negarse a declarar y no...

¿De qué vas “pringao”?

Pues, dilecta leyente, hasta hace poco, la pregunta iniciática para intentar ligar era la de “¿Estudias o trabajas”? Hoy, la pregunta tendría carácter ofensivo y la respuesta  podría ser: ¿Pero tú de que vas “pringao”?, pues, según...

Licencia para matar

Pues sí, dilecta leyente, un niño de 12 años de edad se ha convertido en la persona más joven en cumplir cadena perpetua en EEUU por matar a su hermano, de 2, a golpes. Cristian Fernández, que así se llama el angelito, se convirtió así en la persona más...

Mafias, bandas y adicciones

Pues, dilecta leyente, hallábame a la sazón preparando un dictamen criminológico sobre bandas, cuando el Gobierno sacó lo de las adicciones- Pero vayamos por partes, como diría Jack El Destripador. Lo de los 20 waltrapas que liberaron a su compinche detenido y vigilado por dos...

La Asociación del Crimen agradece

Pues sí, dilecta leyente, la Asociación del Crimen agradece al PSOE y Podemos el apoyo a su causa; que entre verdugos y víctimas se haya puesto del lado de estos últimos en el tema de la prisión permanente revisable. Una pena para delitos  excepcionalmente muy graves que...

¿Genio o vulgar?

Pues, dilecta leyente, según el diccionario, al hombre vulgar le adornan “virtudes” como la simplicidad, la grosería y la ordinariez, además de ser basto y chabacano. Parece que fue Arthur Schopenhauer, quien dIjo aquello de que “los hombres vulgares han inventado la vida de...

¿Por qué a mí?

Pues, dilecta leyente, a esa edad en que otros niños disfrutan con sus juguetes bajo el amparo de sus padres, en una especie de burbuja afectiva, y sus abuelos les consienten todos los caprichos. A esa edad en que los niños sólo se preocupan de pasárselo bien. A esa edad en que son...

Adictos a la bulla

Pues sí, dilecta leyente, según el CSIF, el 90% de los profesores convive en situaciones de violencia en los Centros de Educación, entre peleas, insultos,  vejaciones, vandalismo, etc., y es que os jóvenes han sido siempre rebeldes por naturaleza, inconformistas, adictos a la...

Principal sospechoso

Pues, dilecta leyente, el caso Diana Quer tiene más aristas que en un poliedro irregular. Cierto que al final se ha resuelto tras un hábil interrogatorio del “principal sospechoso”, que había ocultado el cadáver de la joven en una nave abandonada a 7 kilómetros de su...

Saben aquel que diu

¿Saben aquel que diu: Barcelona es bona si la bossa sona”, y aquel estribillo de la canción de Gurruchaga: “Viaje con nosotros a ningún lugar?” Pues lo primero explicaría que una ciudad rica, cosmopolita, bilingüe y emprendedora, no quiera independizarse de...

El portal del Berbés

Por estas fechas llegó a Vigo una pareja de aparentes indigentes, ella embarazada y a punto de dar a luz, para empadronarse en el Ayuntamiento, como había ordenado el Subdelegado del Gobierno. Dado que había overbooking, y no había plaza ni en el hotel “O Pazo”, tuvieron que...

Diego de Giráldez

Pues, dilecta leyente, quién soy yo, un individuo, como mucho experto en Derecho y Seguridad (que cuando participó en el dispositivo de la Conferencia de Seguridad Europea, en la sede del Palacio de Congresos de Madrid, y vio las pinturas del frontispicio de entrada creyó que les habían...

Los económicamente débiles

Pues, dilecta leyente, yo me atrevería a clasificar a los pobres dentro de dos parámetros: Pobres de solemnidad y pobres solemnes. En el medio estarían los vagos, maleantes y los anti-sistema. Los pobres de solemnidad, serían los clásicos mendigos. La mayoría de ellos con...

Babel

Pues sí, dilecta leyente, harto Yavé de la arrogancia de aquellos tipos, que pretendían subir al cielo en una especie ascensor, en vez de hacerlo como todo quisque, padeciendo de los juanetes y, por lo tanto, en el coche de San Fernando (un poco a pie y otro andando), para confundirles hizo que...