REALIZARÁ UN CATÁLOGO DE LAS ESPECIES QUE REPERCUTEN NEGATIVAMENTE EN LOS HÁBITATS NATURALES

La Xunta coloca a los loros del Vao entre las especies exóticas a combatir

La Xunta prevé realizar un catálogo de especies exóticas invasoras, tanto de fauna como de flora, con el objetivo de restringir su posesión, transporte, tráfico y comercio, puesto que, en numerosos casos, estos ejemplares provocan daños en los hábitats naturales de la comunidad y repercuten negativamente en actividades económicas como la agricultura o la pesca. Entre ellas se encontraría la colonia de cotorras que lleva años anidando en la finca Mirambell, en O Vao.
La Xunta coloca a los loros del Vao entre las especies exóticas a combatir
Esta medida que aplicará Galicia, prevista en la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad de 2007, viene precedida de otras iniciativas similares en otros territorios. El jefe de Biodiversidade de la Consellería de Medio Ambiente, Jesús Santamarina, explicó que ya tiene prácticamente terminado un ’diagnóstico preliminar’ sobre la afección de estas especies, que permitirá inventariar los casos más ’preocupantes’ y diseñar un plan de actuaciones encaminadas a ’mitigar’ los daños que en algunos casos ya se están produciendo y que pueden dar lugar a la pérdida de algunos ecosistemas.
Entre las especies de fauna foránea con mayor implantación se encuentra el cangrejo rojo americano. Este ha sido introducido por el hombre en los ríos Mero, Xallas, Miño y Limia, donde está desplazando a la especie autóctona. Otros ejemplares que causan importantes daños en los ecosistemas naturales son los visones americanos, cuyas poblaciones se han forjado a consecuencia de las sueltas, intencionadas o fortuitas, de las granjas de cría.
Además, el abandono de mascotas exóticas compradas en tiendas, fruto del tráfico ilegal o recogidas en viajes a zonas tropicales también da lugar a que, en algunos casos, se formen poblaciones que se logran adaptar a los entornos naturales gallegos.
Es el caso del galápago de Florida, la tortuga que se suele comprar para los acuarios domésticos, que está generando problemas en As Gándaras de Budiño, O Porriño, puesto que es muy agresiva con la tortuga autóctona.
También van en aumento los casos de aves exóticas y, de hecho, en Samil y en O Vao ha localizado la Xunta un foco de las denominadas cotorras de Kramer. Estas aves anidan preferentemente en la finca Mirambell y destacan por el tamaño de sus nidos y su estrépito. La colonia viguesa se mantiene desde hace al menos doce años y algunos zoológos han destacado su adaptación: una especie de África y Asia ha conseguido reproducirse en libertad en Europa anidando en árboles (eucaliptos) originarios de Australia. Sin embargo, los arqueólogos que trabajan en el yacimiento romano ya fueron alertados sobre la conveniencia de eliminar la colonia por hacer competencia con aves autóctonas.

Una pantera negra localizada en una casa de Andalucía, en el zoo vigués

El jefe de Biodiversidade explicó que una vez que una especie invasora se implanta en una zona ’es inviable llegar a erradicarla, a no ser que se trate de un área muy localizada, como, por ejemplo, en una isla’. Por ello, el diagnóstico de la situación que realiza Medio Ambiente también identifica las vías de entrada de las diferentes especies, con la finalidad de diseñar medidas de prevención. Entre los principales cauces de penetración, aludió a la transferencia mediante las aguas de lastre de los buques o en el tráfico de mercancías en contenedores, donde se cuelan junto a los artículos que se transportan. Aún así, la forma más habitual es el comercio, tanto de animales exóticos como de flora procedente de otros países. En este último caso, plantas utilizadas en jardinería y con fines ornamentales, como son la uña de gato y la hierba de la Pampa, también están causando importantes daños.
Expertos en conservación de animales y colectivos ecologistas ven con buenos ojos la puesta en marcha de las medidas de prevención así como la prohibición del comercio de especies invasoras.
Sin embargo, el secretario ejecutivo de la Asociación Para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega), Fins Eirexas, pidió que los estudios ’cuantifiquen’ el grado de penetración de las especies y que se extreme la prevención ante aquéllas que generan problemas en zonas geográficas próximas y que ’tarde o temprano acabarán llegando’, como, según aseguró, ocurrirá con el mejillón cebra, que está provocando importantes pérdidas económicas en el norte español. Por su parte, la conservadora del zoológico de Vigo, Carolina González, apeló a la ’responsabilidad’ los propietarios de animales ya que estos ’no son un juguete’. Así, explicó que las instalaciones del único zoológico gallego ’están saturadas’ y no pueden acoger a las mascotas exóticas abandonadas que les llegan y que, debido a que fueron tratadas como animales domésticos, ’tampoco se pueden devolver a su medio natural’. Sin embargo, puntualizó que ’al principio se recogían, sobre todo, tortugas’ e incluso se recibió alguna pitón. También destacó el caso de una pantera negra procedente de Kabul (Afganistán), fruto de un decomiso del Seprona en una vivienda particular en Andalucía y que ha sido cedida al parque de A Madroa para su cuidado.