VIGO

El vigués que acuchilló a su novia se enfrenta a 15 años de prisión

 La fiscal de la Audiencia Provincial del juzgado de Violencia sobre la mujer de Vigo pide 14 años y 11 meses de prisión para el vigués que acuchilló a su novia en el cuello al grito de "si no eres para mí no eres para nadie".

El acusado, Carlos Fariñas.
El acusado, Carlos Fariñas.
El vigués que acuchilló a su novia se enfrenta a 15 años de prisión

La mujer sobrevivió gracias a la intervención quirúrgica en Povisa.


El escrito de acusación formulado por la fiscal también establece una indemnización de 80.000 euros por los días de rehabilitación de las heridas y 120.000 por las secuelas provocadas, fundamentalmente estrés postraumático que requiere de medicación y seguimiento médico. También pide una orden de alejamiento de 500 metros durante 10 años a partir de la pena de prisión.


Los hechos se remontan al 12 de abril del 2015, cuando el acusado, Carlos Fariñas, acudió a la vivienda de su expareja, con la que había compartido una relación durante tres años. El encausado, ataviado con sudadera y capucha negra que impedía su identificación, esperó a que su expareja saliese de la vivienda para asaltarla.
"La atacó sorprevisamente, propinándole un fuerte puñetazo en la mandíbula izquierda" que la derribó hacia el interior del portal. El acusado "cogió por un brazo, la empujó contra una pared y le clavó el cuchillo mientras le gritaba 'hija de puta'". La fiscal señala en el relato que Carlos Fariñas "le tapó la boca para que no gritara  la arrastró escaleras abajo hasta llegar a la planta sótano menos dos" donde el encausado "tras tirarla al suelo boca abajo, se colocó encima y le clavó de nuevo el cuchillo a la vez que le decía 'hija de puta, si no eres para mí no eres para nadie, te voy a matar, muérete'".


La fiscal explica que la víctima rogó por su vida durante 10 minutos, pese a lo cual el encausado "respondió agarrándola de nuevo por los pelos y arrastrándola mientras le gritaba "voy a esperar verte morir". Tras asegurar la víctima que no pondría denuncia, el acusado la llevó en coche a Povisa donde la abandonó y fue intervenida.